Reportero interrumpe su transmisión en vivo para salvar a perrita herida; es un héroe sin capa

0
109

Muchas veces escuchamos críticas con destino a los reporteros, ya que en ocasiones en el afán de seguir grabando la nueva dejan de intervenir para ayudar en alguna situación, aunque felizmente no siempre es así, y Rafael Figueroa, trabajador de los medios de comunicación en México, nos da el ejemplo de lo que se debe de hacer.

Rafael trabaja en Arrogante, Guanajuato, México, conexo con su compañero camarógrafo Jesús Santiago, y mientras hacían una transmisión en vivo en una avenida de la ciudad, vieron a una perrita que trataba de cruzar para librarse del intenso sol, pero como se encontraba en un mal estado de vigor y no podía caminar correctamente, era poco muy arriesgado.

Delante el peligro de que en su intento por cruzar la avenida fuera arrollada, este hombre decidió interrumpir su transmisión en vivo para intentar ayudarla, aunque el animalito se resistió, obviamente por la desconfianza que sentía de un extraño, y porque probablemente ya ha tenido malas experiencias con los humanos, y por eso se encontraba en esas condiciones.

La decisión fue quitarse el cinturón y usarlo como correa para encauzar a la perrita, y un oficial de vialidad que se encontraba ahí le ayudó deteniendo la circulación de los vehículos mientras pasaban, con lo que pudieron colocarla en un extensión seguro y protegida del intenso sol, en una energía que no cualquiera se atreve a hacer.

Es parte de nuestro compromiso con la sociedad al tenerlos informados, pues uno cuando anda en la calle se encuentra cosas como estas. Este animalito estaba en la principal arteria viario de la ciudad, completamente desorientado. Podemos ver que está herido de su pata.

—Rafael Figueroa, reportero

Luego de que descansara un rato en la sombra, llevó a la perrita a un domicilio particular donde la mujer que habita ahí rescata y les da hogar a perritos de la calle, aunque como ya tiene 13 canes solo estará un tiempo ahí mientras le consigue otro ocupación donde morar. La bautizaron como Altacia, y seguro que por siempre estará agradecida con Rafael, quien ya es un héroe.