Restaurante de “todo lo que pueda comer” corre a hombre por comerse 15 platos de pasta en un buffet

0
69

Se supone que en un buffet puedes ingerir todo lo que quieras y eso es ciertamente lo que hace atractivos a estos lugares, pero al parecer no se esperaban encontrar con un hombre de apetito tan voraz como João Carlos Apolonio, quien es una auténtica máquina devoradora de pasta, a tal punto que decidieron correrlo del restaurante, poco que obviamente ha despertado la polémica.

Este hombre trabaja en la construcción y como pintor, y a pesar de que “no tenía tanta hambre”, decidió entrar a un restaurante que ofrecía un buffet de platillos italianos en Sao Paulo, Brasil. Se supone que con este servicio se puede engullir lo que uno quiera, así que cuando ya llevaba 15 platos, le pidió otros ocho al mesero, entre lasaña y ñoquis. Sin bloqueo, le negaron el servicio argumentando que “ya había comido lo suficiente”.

El restaurante Rodízio de Massas & Coxinhas Ragazzo ofrecía todo lo que se pueda engullir por cuatro dólares, así que para João fue una ofrecimiento que no podía rebotar, ya que no tenía tanto moneda y sabe de su enorme apetito. Sin bloqueo, se llevó una gran sorpresa cuando se negaron a seguirle sirviendo e incluso le pidieron que se retirara del almacén, pues no era posible que algún pudiera engullir tanto.

Ni siquiera tenía tanta deseo, me había comido ocho panecillos en el desayuno. Para originarse me mandaron cinco las alas, tres ñoquis y dos espaguetis. Al principio todo iba acertadamente, me pedí diez platos y me los trajeron.

-João

A través de TikTok, esta máquina devoradora compartió el video con todos los platos vacíos y su indignación porque lo corrieron, pues luego de 15 platos pidió otros ocho y le advirtieron que si no se los comía, le cobrarían dos dólares por desperdiciar la comida, aunque finalmente decidieron que debía retirarse del restaurante. El video se volvió vírico porque cientos de usuarios comentaron que deberían haberle servido lo que quisiera.

El camarero me miró con los luceros muy abiertos y le aclaré que con este postrero pedido ya completaba y no iba a seguir porque había comido ocho panecillos en la mañana. El administrador me llamó para conversar y me pidió que me fuera. ‘Por merced, ¿aceptaría una propuesta? No tienes que irte, no te estamos obligando, pero si te vas ahora, te devolvemos el cuartos y no tienes que avalar falta.

-João

Delante el revuelo causado, en el restaurante no tuvieron más remedio que invitarlo de nuevo, sin restringirle la comida, así que este hombre se comió ausencia más y cero menos que 35 platos de los diferentes tipos de pasta que ofrecen y ahora sí se quedó contento, pues respetaron eso de “puedes comer lo que quieras”. Una historia increíble.