Retraso del Minsal obliga a postergar vacunación de menores para priorizar a efectivos de FF.AA. y Carabineros

0
186

El calendario de prevención contra la influenza para los escolares ha estado bajo el investigación conocido las últimas semanas. Pese a que el Ocupación de Vigor les informó a los colegios que la campaña de inmunización para los menores comenzaría este 30 de abril, desde la semana pasada que las entregas de vacunas están totalmente paralizadas, es más –según fuentes de dicha cartera ministerial–, hasta se habría solicitado la devolución de stock a los sostenedores de establecimientos.

¿La razón? Dada la contingencia de la crisis sanitaria generada por el Coronavirus, se decidió dar prioridad a la inmunización de miembros de las Fuerzas Armadas y efectivos de Carabineros, que están cumpliendo diversas funciones en circunscripción, en el situación del estado de catástrofe, el toque de queda doméstico en las noches y la cuarentena total que rige en más de 10 comunas del país. El problema es que los padres y apoderados no habían sido notificados de la suspensión, mientras que alcaldes lo fueron recién ayer sobre la postergación del proceso.

El 16 de marzo, el Gobierno lanzó su campaña distinto de inoculación contra la influenza, dirigida a la población de peligro: personas de la tercera vida, enfermos crónicos, embarazadas y niños y niñas hasta 5° cardinal. Si admisiblemente la vacuna de la influenza no evita el contagio de COVID-19, el objetivo es evitar saturar el sistema de vigor con casos de influenza, como sucede todos los inviernos, y que estos grupos queden aún más vulnerables frente a el coronavirus por dicha enfermedad.

La denuncia por la desliz de vacunas se ha sobresaliente desde distintas regiones en el país. El 26 de abril el corregidor de Valparaíso, Jorge Sharp, informó en su cuenta de Twitter que diversos municipios fueron formalmente notificados por el Servicio de Lozanía regional que el “stock de vacunas contra la influenza se acabó. Seremos aprovisionados a mitad de abril. Señor Jaime Mañalich, es inexcusable no haber previsto esta situación. Una vez más el Gobierno improvisa”.

Las vacunas se distribuyen, como cada año, en centros de salubridad y  escuelas. “Queremos cubrir a más de 7 millones de chilenos y chilenas, para que antes de que empiece el invierno estén cubiertas las personas de mayor riesgo”, indicó la primera dama, Cecilia Morel, cuando se lanzó la campaña.

Pero, durante la semana pasada distintos Servicios de Vigor a lo dilatado de todo el país enviaron una circular en la que señalaban que el Minsal estableció otros grupos como prioridades: Carabineros, transportistas, Fuerzas Armadas, bomberos, Policía de Investigaciones y efectivos que están cumpliendo funciones en las calles. “Los niños siguen en cuarentena, con el objetivo de evitar la transmisión o riesgo de contagio con coronavirus, por lo tanto, la recomendación es diferir la vacunación, para lograr ese objetivo. No hay riesgo de que los niños queden sin vacunas, ya que hay 1.8 millones de vacunas que llegan en abril y serán destinadas a los niños”, reza la circular del Servicio de Lozanía Metropolitano Central.

Al respecto, fuentes de Gobierno señalan que “es una medida normal en medio de un estado de emergencia” y que “viene en camino un grupo importante de vacunas”, por lo que la población puede tener garantías de que accederá a ellas.

Desatiendo de información

María Florencia Salinas es madre de dos menores de época y debía llevarlos hoy a su escuela en La Serena para ser vacunados contra la influenza, pero ayer, 30 de marzo, le informaron que las vacunas no llegarían sino hasta mediados de abril. “Obviamente no los quise llevar al consultorio por el tema del virus. La semana pasada nos informaron un horario, teníamos hora para el martes 31 y llegó un comunicado de las vacunas por curso. Pero nos acaban de informar que no hay stock de vacunas”.

Salinas agregó que lo que le molesta de la situación “es que no dan información, solo respondieron que hasta nuevo aviso, que nos iban a confirmar”.

La semana pasada el ministro de Educación, Raúl Figueroa, comunicó que “el 27 de abril las clases vuelven en forma presencial”, luego que se termine el periodo de recreo destacado por el Mineduc. Un anuncio que causó sorpresa al interior del Gobierno, ya que para fines de abril está pronosticado el peak contagios por coronavirus.

En La Moneda reconocieron que el anuncio de Figueroa se enmarca en la planificación flagrante y que otras decisiones se harán a medida que avancen los casos de contagio. Igual entre padres y apoderados ha causado inquietud el anuncio, ya que no hay seguridad de que los menores estén, efectivamente, vacunados como estaba previsto originalmente para ese momento.

El corregidor de San Pedro de la Paz, Audito Retamal, dijo a Radiodifusión Bío Bío que en el caso de su comuna hay una deficiencia de stock de vacunas cercana al 40% y que recién a partir del 20 de abril se retomará la inmunización para menores de perduración, plazo que manejan al interior del mundo educativo.

La denuncia por la equivocación de vacunas se ha destacado desde distintas regiones en el país. El 26 de abril el corregidor de Valparaíso, Jorge Sharp, informó en su cuenta de Twitter que diversos municipios fueron formalmente notificados por el Servicio de Vigor regional que el “stock de vacunas contra la influenza se acabó. Seremos aprovisionados a mitad de abril. Señor Jaime Mañalich, es inexcusable no haber previsto esta situación. Una vez más el Gobierno improvisa”.

Ayer el corregidor afirmó que en la ciudad de Valparaíso la “vacunación contra la influenza para este lunes 30 y martes 31 de marzo se focalizará en personas postradas, a domicilio. Esta situación se debe a que Ministerio de Salud, tal cual señalamos días atrás, nos informó que NO habrá stock de vacunas hasta mediados de abril”.

Al el interior del Minsal reconocieron que hubo una “mala planificación de los recursos”, que no se tuvo presente la inoculación de efectivos de fuerzas policiales, siquiera de aquellos que abastecen las cadenas básicas de producción, ya que no eran contabilizados como “grupo de riesgo”. Agregaron que la “logística será arreglada antes de la llegada del invierno”.