Ruso que ponía música a todo volumen para molestar a sus vecinos es condenado a 3 años de cárcel

0
53

Los pleitos entre vecinos son para toda la vida, así como legendarios. Sin requisa, algunos de estos rayan en lo insensatez. Encima, los motivos por los que surgen suelen ser cada vez más ridículos. Aunque igualmente es cierto que existen vecinos que son ruidosos, fiesteros o hipersensibles.

En Rusia, un pleito entre vecinos fue llevado al extremo del ilógico y la hilaridad por un hombre que se molestó por los ruidos provenientes del habitáculo superior. Este peculiar sujeto decidió hacerle frente a la indiferencia de sus vecinos con una dosis diaria de relinchos de caballos que alternaban con canciones de Rammstein a todo convexidad (al menos hubiera puesto a La Arrolladora). El concierto de voces equinas yuxtapuesto al sonido de su galopada podía durar horas y todo el edificio tenía que aguantarlas.

El hombre fue denunciado delante las autoridades más de 80 veces y fue multado, pero nunca pagó cero. Los vecinos de este edificio situado en la ciudad Nizhni Nóvgorod asimismo trataron internarlo en un hospital psiquiátrico, pero siquiera funcionó. Yuri Kondratyev, el sonidero de caballos, incluso les dejó a cada uno en sus buzones una copia de un certificado que lo declaraba mentalmente sano.

El horario predilecto de este hombre para deleitar los oídos de sus vecinos reproduciendo en su claxon las cabalgatas y relinchos eran las altas horas de la amanecida, por lo que los vecinos se mostraban muy molestos. En sinceridad todo el edificio la pasaba muy mal y tuvieron que unir fuerzas para hacerle frente a Kondratyev.

Los extraños remixes de este inusual DJ se prolongaron durante dos abriles, del 2018 al 2020, hasta que todo el edificio interpuso una demanda que por fin lo llevó a los juzgados. Ahora, Yuri Kondtrayev fue condenado a tres abriles y medio en prisión bajo los cargos de tortura psicológica y cambio del orden. Imagínate radicar en México y perderte los relinchos de Kondratyev.

Yuri Kondratyev recibió propuestas del festival de música Pa’l Meta en Monterrey, México, y se rumora que a su salida de la calabozo igualmente podría participar con un set equino en el festival más sobresaliente de música electrónica, el Tomorrowland, por lo que su estancia en la prisión lo tiene sin cuidado. Adicionalmente, varios museos de arte reciente se interesaron en su performance de corte ecuestre, por lo que a su salida podrá continuar con sus óperas, pero adentro del ámbito de la ley y con un convexidad más parada.