Se casó 4 veces y se divorció 3 con la misma mujer para tener permisos pagados en su trabajo

0
66

No cerca de duda de que cuando cualquiera quiere pasársela admisiblemente, sin trabajar y que le sigan pagando es capaz de hacer cualquier cosa, como casarse cuatro veces y divorciarse tres en un mes con la misma mujer. Parece poco insensatez, pero es lo que hizo un hombre en Taiwán con tal de que le dieran permisos con usufructo de sueldo en el Porción de Taipei, división donde trabaja. Increíble.

Entre los derechos que tienen los trabajadores en este lado está un permiso para ausentarse durante ocho días de sus labores y con el suscripción íntegro de su salario, así que a este hombre le pareció una buena idea divorciarse de inmediato y luego casarse de nuevo, para así tener otros ocho días de refrigerio con su esposa, quien por cierto era la misma mujer, y no perder ni un centavo de su cuota.

Por supuesto que el sotabanco aprobó la primera petición de deshonestidad y le dio sus ocho días, pero cuando regresó y pidió más, argumentando que se había divorciado y casado de nuevo, por lo tanto, tenía derecho a otros ocho días, sus empleadores lo rechazaron. Así que lo intentó una vez más y otra más, pero el resultado fue el mismo porque sus jefes en el sotabanco no le permitieron este disimulo a pesar de que se escudaba en la ley. Aunque seamos honestos, nadie esperaría que esto funcionara.

Luego de ser rechazado, este hombre no se dio por vencido e, incluso, presentó una queja frente a la Oficina del Trabajo en Taipei, donde acusó al porción de violar la ley porque ahí está señalado que se le debe dar el permiso cuando se case y no se explica que solo puede ser una vez, así que aprovechando este “vacío legal” ha seguido delante con su plan de no trabajar y acoger su salario. Por increíble que parezca, las autoridades le dieron la razón a este hombre.

Adicionalmente de los permisos solicitados y el cuota correspondiente, el Bandada de Taipei tuvo que enriquecer poco más de 700 dólares como multa por violar el artículo 2 de las reglas de atrevimiento sindical, lo que sin duda fue un gran revés para la empresa. Por supuesto que durante meses estuvieron tratando de que se revocara esa audacia, pues consideran su conducta inapropiada y, claro, sin ética.

La Oficina del Trabajo confirmó en abril de 2021 que a pesar de que la conducta del empleado no es ética, no hay delito que perseguir, así que confirmó la audacia que ya se había tomado en noviembre de 2020 y el parcialidad tendrá que respetarla. Esto conlleva un precedente, pues más empleados pueden poner en praxis casarse y divorciarse y pasarse más de un mes, como hizo el hombre de este caso, cobrando sin presentarse a trabajar.