Se contagió de Covid, malaria, dengue y lo muerde una cobra, todo en un año

0
56

Si buscas una definición de “mala suerte” debería aparecer la fotografía de Ian Jones, a quien todavía podrías emplazar “El Inmortal”. Si consideras que este año fue terrible para ti, déjame decirte que estás inexacto, pues este hombre se contagió de tres enfermedades potencialmente mortales y, por si fuera poco, fue ingresado al hospital, ya que fue mordido por una cobra que, como sabemos, es una de las serpientes más venenosas en el mundo.

Ian decidió dejar su oriundo Reino Unido para conducirse en la India y apoyar a una ONG que se encarga de sufrir artesanías indias hasta su país de origen para conseguir mejores precios, así como mayores beneficios para los artesanos de la zona de Rajastán, al Oeste del enorme país oriental. Si admisiblemente su conducta es elevado, la verdad es que el cambio de país no le ha sentado del todo proporcionadamente.

Quienes han sufrido igualmente, y mucho, son sus familiares, pues a lo dispendioso del año no han cesado las malas parte y las constantes visitas de este hombre al hospital. Primero se contagió de dengue, luego lo atacó la malaria, adicionalmente, acaba de salir del Covid-19 y, por si fuera poco, de nuevo tuvo que ser ingresado al nosocomio de Jodhpur porque lo mordió una cobra.

Así como tú, sus familiares no creían lo que le había pasado, pues escasamente les había comunicado que había superado el Covid-19 cuando recibieron la informe de que la serpiente lo había mordido, y es que no son cosas menores, ya que las tres enfermedades tienen el potencial de matar a un ser humano, ni platicar de la cobra, así que no podían estar más alarmados y con torneo razón.

Luego de la mordida llegó al hospital con la visión borrosa y dificultades para caminar. De acuerdo con Abhishek Tater, el médico que lo atendió, gracias a Dios estos son solo síntomas transitorios, por lo que al ser atendido rápidamente pudo ser entregado de entrada y sin secuelas del ataque. Cuando llegó, los médicos pensaron que se había reinfectado de Covid-19, pero esto se descartó. Ya sería el colmo.

La próxima vez que te quejes por lo mal que te va en la vida, piensa un poco en Ian y verás que tus problemas son mínimos. Este hombre es un ejemplo para todos porque a pesar de las circunstancias no se ha rendido y continúa trabajando con su estructura para darle una mejor calidad de vida a los artesanos. Parece que tanto su cuerpo como voluntad son inquebrantables.