Se le hizo tarde para llevar a sus hijos a la escuela y al llegar se dio cuenta que los dejó en casa

0
133

Me atrevo a asegurar que todos hemos olvidado cosas cuando se nos hace tarde para demorar a la escuela o al trabajo, es corriente, hay días que andamos muy acelerados y nos enfocamos en lo importante, y las pequeñas cosas que se nos olvidan es porque nuestro cerebro no las identifica como poco esencial, el punto es alcanzar rápido a nuestro destino.

Sin confiscación, no es lo mismo que se te olviden las llaves de la casa, el refrigerio o el billete a que olvides a tus hijos, como le pasó a la mujer del sucesivo video.

Esta apurada madre compartió en redes sociales un divertido clip donde relata que se le hizo tarde para soportar a sus hijos a la escuela, por lo que rápidamente tomó las llaves, subió a su camioneta y a medio camino se dio cuenta de un pequeño detalle: dejó a los jóvenes en la casa.

“¡Manejé hasta la escuela sin los chicos! No están en el auto”, dice la mujer entre risas mientras muestra los asientos vacíos donde deberían ir los hijos. “Estaba tan apurada que simplemente me subí al carro y me fui”, agregó la madre distraída posteriormente de mencionar que debía regresar a casa para recogerlos.

Aunque se desconoce la identidad de la mujer y el lado donde ocurrió, todo indica que fue en alguna parte de Estados Unidos.

mama del año

El video ha sido reproducido por más de 4 millones de personas en Twitter. Entre bromas y anécdotas similares, algunos usuarios se preguntaban qué pasó posteriormente de darse cuenta de que sus hijos no iban en el automóvil, y la persona que subió el primer video respondió con una segunda parte donde se ve que regresó por ellos y los chicos ya la estaban esperando sin poder contener la risa por todo el malentendido.

Ahora proporcionadamente, no sé si lo notaron, pero sus hijos son unos enormes adolescentes, ¿cómo puedes olvidar a dos chicos de esa permanencia y no darte cuenta que no vienen contigo? Esa mujer adicionalmente de apurada es despistada, pero las risas no faltaron, que es lo que verdaderamente importa.

risas