Según Elizalde, estaba todo fríamente calculado: timonel PS explica que no apoyó la retroactividad porque sabía que el límite a la reelección operaba “in actum”

0
100

Una de las polémicas de la etapa del miércoles en el Senado fue la marcha del presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, a la hora de elegir la retroactividad en la reforma que establece el linde a la reelección de las autoridades. Su inasistencia fue duramente reprochada por sus correligionarios de la disidencia partidista, quienes emitieron una dura información pública señalando que su conducta “nuevamente dejó al PS nuevamente “sin posición ni conducta política”.

Elizalde guardó silencio hasta el viernes, cuando habló con CNN Pimiento al respecto. Hoy, en una entrevista con La Tercera, profundizó en el tema.

De sus dichos, se desprenden dos puntos: una, que no pudo elegir porque tuvo una rotura técnica, poliedro que se trataba de una sesión telemática; pero más importante aún es su motivo jurídica: argumenta que su voto a la hora de pronunciarse sobre la retroactividad era del todo innecesario, cubo que al aprobarse el techo a la reelección eso implicaba automáticamente que se aplica a las actuales autoridades. De este modo, Elizalde plantea la misma disertación que han hecho ver -después de la votación- otros senadores como Francisco Huenchumilla o especialistas como el abogado Gabriel Osorio, poco que debe ser despejado en los próximos trámites legislativos del esquema.

En la entrevista con La Tercera, Elizalde explicó que “he votado favorablemente este proyecto todas las veces que ha sido debatido en la sala del Senado. Sugiero ver la grabación completa de la sesión, pues ahí consta que en la votación respecto de la norma transitoria consigné mi voto cuando pude restablecer la conexión, tal como lo hizo el senador Ossandón en la sesión del lunes pasado”.

Elizalde -quien es abogado de profesión- recordó que “voté a favor de limitar la reelección y ello, jurídicamente, implica que se aplica a las actuales autoridades. Manifesté expresamente mis dudas respecto de la necesidad de una norma transitoria sobre retroactividad, porque las reformas constitucionales rigen in actum. Por tanto, se aplica a los actuales senadores y diputados conforme a los principios de derecho público. Esta reforma establece un requisito adicional para ser candidato, el límite de mandatos, y quienes no lo cumplan simplemente no podrán serlo en la próxima elección”.

Consultado si este tipo de situaciones dan una mala señal a la ciudadanía, el timonel PS respondió que “no se puede legislar por redes sociales. Una reforma constitucional exige un análisis jurídico riguroso. Al día siguiente de la votación todos los medios titularon: “Senado no aprueba la retroactividad”, cuando el objeto de lo apto era precisamente el contrario. Esta no es responsabilidad de los medios, en todo caso. Si se quisiese evitar no considerar los mandatos hasta la data se necesitaría establecer expresamente una excepción”.