Según estudio, los relojes de pulsera tienen hasta 3 veces más bacterias que un baño

0
96
loading...
loading...

Es uno de los accesorios básicos de un caballeroso, sin incautación, tu cronómetro no solo mide el tiempo sino que asimismo es un foco de infecciones.

¿Imaginas traer un inodoro enlazado a la muñeca? Parece asqueroso, pero de hecho ese retrete tendría menos bacterias de las que actualmente lleva el cronómetro que cargas en la muñeca. Desde un punto de paisaje higiénico, tu cronómetro está más desaseado que un baño notorio.

La compañía relojera Tic Watches realizó una investigación acerca de los niveles de bacterias presentes en los accesorios usados por las personas en Reino Unido. Revisaron 10 tipos de relojes y les aplicaron pruebas para detectar gérmenes, diastasa y moho.

El resultado mostró que los relojes tienen tres veces más bacterias que un retrete. Mientras que los relojes con pulsera de cuero fueron los menos sucios, los relojes fitness de pulsera de plástico fueron los que tienen hasta ocho veces más bacterias y suciedad.

Al preguntar a los usuarios sobre sus hábitos de inocencia, todavía se descubrió que solo el 20 por ciento asea su cronómetro una vez cada seis meses y que el 24 por ciento nunca lo hace.

Según Daniel Richmond, director de Tic Watches, las personas no limpian con frecuencia sus relojes porque muchos de ellos no son a prueba de agua. Sin incautación, hay otras opciones de exactitud y recomendó que debemos hacerlo por lo menos una vez al mes:

Ya sea que use un cronómetro todos los días o solo durante las horas de trabajo, una cosa es cierta: no los limpiamos tanto como nos lavamos las manos. Desafortunadamente, no todos los relojes son a prueba de agua, por lo que evitar el contacto con el agua cuando los usamos puede ser la razón principal de la acumulación de bacterias.

El estudio asimismo hizo un apartado sobre el proceso de saneamiento apropiado para un cronómetro, que se puede resumir en: retirar el cronómetro de la pulsera, bautizar la pulsera con agua jabonosa, restregarla con un trapo o cepillo de dientes, enjuagar, desterrar la individuo del cronómetro con un trapo tenuemente húmedo, dejar agostar y ensamblar de nuevo.

Los gérmenes y bacterias están por doquier y lo peor es que tú los cargas todo el tiempo contigo. Si por casualidad tu cronómetro se cae a un retrete, rescátalo con confianza porque, de hecho, el inodoro estaba más despejado.

loading...