Sin los votos de Chile Vamos, comisión de la Cámara aprueba habilitar la realización de un plebiscito nacional para una nueva Constitución

0
69
loading...

Hasta la sede del ex Congreso Doméstico se trasladó de emergencia en horas de la tarde de este lunes el ministro del Interior Gonzalo Blumel ¿La razón? Dar una señal a la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, que esta viaje fue convocada para despachar los proyectos de reforma a la Constitución.

La presencia de Blumel fue una ruindad esencia para el Gobierno, que recién en la sombra del domingo -después de tres semanas de estallido social- formalizó su disposición a avanzar cerca de una nueva Constitución, e incluso puso sobre la mesa un mecanismo, el Congreso Constituyente, una fórmula que no concita consenso en el sotabanco oponente.

Pero antiguamente de constreñir el mecanismo, había que zanjar el camino constituyente y para eso es fundamental lo que se definía en la instancia parlamentaria, donde los diputados sesionaron por más de 8 horas.

Si aceptablemente la citación indicaba que la comisión se pronunciaría sobre siete proyectos de ley refundidos, la discusión se centró en la modificación al artículo 32 de la Carta Fundamental que dice relación con el plebiscito.

Blumel llegó directamente a negociar con los parlamentarios de concurso en una reunión a la que no ingresaron ni los parlamentarios del PC ni el independiente René Saffirio. Luego se retiró, destacando que “tengo la impresión de que para un plebiscito de salida o ratificatorio hay un acuerdo bastante amplio, respecto a los otros mecanismos hay que seguir trabajando”.

Luego, los dichos del patrón de junta fueron corroborados luego en la votación de la comisión.

Esto porque finalmente se votaron dos indicaciones. Una para un “plebiscito de entrada”, vale opinar, establecer una figura que no existía en la Constitución, y que implica la convocatoria de un plebiscito para consultar el reemplazo íntegro de la Carta Fundamental. La indicación establece que un tercio de los diputados en control puede ingresar la solicitud y se necesita 4/7 en ambas cámaras para su aprobación. Asimismo, dispone que el Presidente tiene 90 días para su convocatoria.

La indicación del plebiscito de entrada fue aprobada por 7 votos -todos de la oposición-  contra los 6 del oficialismo. En este punto, por ejemplo, Juan Antonio Coloma (UDI) expresó sus reparos, señalando que resulta “increíble” hacer este plebiscito de entrada porque el Gobierno y la examen ya han dicho que están de acuerdo con un nueva Constitución. “No estoy de acuerdo con este plebiscito exclusivo para una nueva Constitución, voto en contra” señaló.

La otra indicación aprobada dice relación con un plebiscito de salida, vale proponer una consulta a la ciudadanía para ratificar la nueva Constitución, un punto en que parlamentarios de examen y el oficialismo ya habían arribado a consenso durante las tratativas de la tarde. Este se aprobó por 13 a 0.

 La equívoco del mecanismo

Las horas previas estuvieron marcadas igualmente por la presencia en la instancia del ministro de la Segpres, Felipe Ward, quien solo expuso la postura del Gobierno de escabullirse al avance de una nueva Carta Fundamental. Respecto al mecanismo, incluso señaló que no estaba definido, lo que no fue correctamente recibido por los diputados opositores.

“Al Gobierno se le está acabando el tiempo (…) La crisis va a seguir profundizándose y el ministro no ha sido claro respecto al mecanismo que se está pensando para esto”, señaló el diputado Gabriel Boric (Convergencia Social).

Sin secuestro, la indefinición del Gobierno volvió a decidir en evidencia con los dichos del ministro Blumel, quien insistió en la figura del Congreso Constituyente al salir de la sesión.

“Ayer señalamos algunos de los criterios para avanzar hacia una nueva Constitución: que sea un proceso radicado en el Congreso, por eso planteamos un Congreso Constituyente, con reglas claras precisas, con plazos acotados y mecanismos  de participación intensos y activos, y con un plebiscito ratificatorio”, señaló Blumel.

Es más, el director de estancia le endosó la responsabilidad a la concurso: “El Gobierno y Chile Vamos han hecho una propuesta, y en la oposición no hay una sola propuesta porque la oposición es muy diversa. La oposición facilitaría el proceso si tiene una posición común. Nosotros tenemos una posición común”.

Sin confiscación, hasta ahora lo único claro es que para el Gobierno su camino no es la Asamblea Constituyente -como lo expresó en La Moneda la vocera Karla Rubilar. Poliedro que la concurso ha notificado su inclinación por la AC, en privado los personeros del Ejecutor han intentado dar una señal, hablando de asegurar una “participación ciudadana efectiva”, pero sin mayores precisiones. Todo indica que el tema de la definición del mecanismo para La Moneda sigue siendo claramente una novedad en explicación que deberá despejarse, encima, en las futuras sesiones de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados.

loading...