Soberlink, el dispositivo digital que te permite hacer tu propio control de alcoholemia

0
456
loading...

Teléfonos inteligentes, relojes inteligentes y ahora… alcoholímetros inteligentes.

El consumo excesivo de vino sigue siendo una de las principales causas de muertes evitables en el mundo.

Y si admisiblemente copear licor con moderación es poco socialmente aceptado, el dipsomanía es todavía un tema tabú que se suele tratar en centros de rehabilitación aislados o en grupos de terapia anónimos.Ahora, sin bloqueo, los dos problemas asimismo se pueden acometer haciendo uso de la tecnología más innovadora.

Cálculo en tiempo efectivo

“A todos nos ha tocado de alguna manera el tema del alcoholismo”, le dice a BBC Mundo Brad Keays, el fundador y director ejecutor de Soberlink.

Esta empresa de California, EE.UU., ha desarrollado un alcoholímetro digital con el que pretende cambiar la forma en que se trata la suma al trinque.

El dispositivo tiene un sensor que se conectar con la red de teléfonos móviles e internet, incorpora una pequeña cámara fotográfica que permite comprobar la identidad del afortunado y igualmente cuenta con un sistema GPS para registrar las coordenadas de ubicación.

La idea es que el beneficiario sople al menos dos veces al día -aunque pueden ser más- a unas horas previamente establecidas.

Brad Keays, CEO de Soberlink

En caso de que el resultado del test sea positivo, el dispositivo envía una alerta cibernética por mensaje de texto y correo electrónico a las personas que figuren en el llamado círculo de recuperación del paciente.

Generalmente este círculo lo suelen formar el médico y los seres cercanos que el beneficiario elija.

Y los datos llegan igualmente al perfil que el becario tiene en la página de Soberlink, donde en cuestión de 30 segundos posteriormente del test, aparece la cantidad de vino en la crimen y la comprobación de la fotografía.

“Nunca ha habido en el pasado una forma igual de monitorear el consumo de alcohol en tiempo real”, señala Keays.

“Las empresas aseguradoras reembolsaban análisis de orina, pero había que ir hasta el laboratorio, hacerse una prueba, esperar los resultados… muchos de mis clientes lo hacían semanal o mensualmente”, explica

“Ahora me dicen que esto es mucho más acomodaticio: sólo necesitan 60 segundos por la mañana y 60 segundos por la incertidumbre“, cuenta.

Cerveza y reloj,

Desde 2012, el doctor Gregory Skipper utiliza el alcoholímetro digital con sus pacientes en el centro que dirige en Santa Mónica, Los Ángeles.

“Pensé que era una idea noble que podía ser útil”, le cuenta Skipper a BBC Mundo.

Al ser parte del tratamiento, no es iniciativa voluntaria de los pacientes utilizar este sistema. Aun así, Skipper asegura que rara vez se oponen a usarlo.

Les ayuda a ser conscientes de la importancia de mantenerse sobriosde alguna forma se sienten orgullosos de sus registros”.

¿Se le puede engañar?

La cámara fotográfica impide que una persona distinta al paciente sople.

 

Pero se puede encontrar la guisa de engañar al sistema, sobre todo si no se establecen horas fijas para hacer las pruebas.

Así, una persona puede hacer su extremo test del día a las 5 de la tarde, beberse una botella de caldo a posteriori y, al día próximo, no hacerse el primer test hasta estar seguro de que no queda indicio del vino en crimen.

“Pero si vemos un soplido temprano en la tarde y tardío por la mañana, empezamos a sospechar”, señala Skipper.

“Lo que hacemos ahora es determinar la franja horaria en la que el usuario tiene que hacerse las pruebas, y si no siguen el horario, les mandamos hacerse un análisis de orina”, explica.

Contaminación ambiental

Otro de los inconvenientes que pueden surgir es que el dispositivo capte rastros de trinque que no necesariamente proceden de una bebida.

Botellas de vino

Si la persona se ha puesto perfume o se ha enjuagado la boca con un producto dental, el resultado del test será positivo.

Por esto, cada vez que la prueba arroja un valencia positivo de vino en muerte, el propio maquinaria le recomienda al agraciado que sople otra vez pasados unos 15-30 minutos.

En ese tiempo, cualquier quiragra de vino accidental se habrá disipado.

Pero, ¿qué pasa si en el segundo intento la prueba sigue siendo positiva?

“Les llamamos y les preguntamos qué está pasando. De ahí podemos tomar alguna movimiento como ingresarlos en un programa residencial, pero no los echamos del programa, es una utensilio de formación”.

Autorización oficial

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, pos sus siglas en inglés) dio el pasado julio la autorización para que el alcoholímetro digital sea considerado un dispositivo médico.

Alcoholímetro digital

Esto abre muchas puertas a que pueda ser financiado por los seguros médicos.

Es una buena nota más para Keays, que añade que su invento ha servido para que los pacientes recuperen la confianza de los suyos.

Los seres queridos ya no le tienen que preguntar si ha bebido o no porque reciben las alertas automáticamente”, expone Keays.

“Estoy siendo monitoreado, estoy documentando mi sobriedad…. documentando mi sobriedad, esta es una de mis frases favoritas que oigo de los clientes”.

 


Fuente:T13.cl

loading...