Sofoco y diagnóstico de neumonía ponen en el foco la salud de Hillary Clinton

0
353
loading...
loading...

Cuando faltan menos de dos meses para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la candidata por el Partido Demócrata, Hillary Clinton, acaba de hacer poco inusual: derogar una invitado de dos días a California, donde tenía previsto participar en reuniones de cuestación de fondos para la campaña.

La anulación del alucinación se produce luego de que su médico, la doctora Mújol Bardack, hizo sabido que Clinton padece de pulmonía y que le recomendó acatar reposo.

Se trata de una cuestión que puede tener un impacto político en la campaña que va más allá de la revocación del alucinación a California en plena campaña electoral.

Pese a que fue diagnosticada el viernes, la enfermedad de Clinton fue revelada este domingo a posteriori de que ella se retirara antaño de su conclusión de un acto en Nueva York en memoria de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre, por no sentirse aceptablemente.

Un video publicado en Internet muestra cómo al momento de abandonarse el oportunidad, la candidata demócrata es sujetada por el remo por una asistente y, luego, parecen fallarle las piernas por lo que es ayudada por dos agentes del servicio secreto a montarse en una camioneta.

El episodio alimenta el debate despejado sobre la vigor de Clintondesde hacevarias semanas por varios blogs y medios de comunicación cercanos al Partido Republicano, desde donde se ha señalado que ella enfrenta problemas de salubridad.

Hillary Clinton

Esa misma idea fue insinuada por el candidato presidencia republicano, Donald Trump, quien a mediados de agosto afirmó que Clinton carece de la “fuerza física y mental para combatir a Estado Islámico y a los muchos adversarios que enfrentamos”.

Tras desamparar la ceremonia del 11-S, Clinton fue llevada al habitación donde vive su hija en Nueva York.

Más tarde, al salir caminando de allí, Clinton saludó a la prensa que la esperaba a las suburbios del edificio. “Me siento genial. Es un día bello en Nueva York”, dijo.

De acuerdo con la afirmación de Bardack, tras el diagnosis de la pulmonía,Clinton inició un tratamiento con antibióticos y se le recomendó descansar y modificar su memorándum.

“Durante las actividades de este mañana, ella tuvo sofocos y se deshidrató. Acabo de examinarla y ahora está nuevamente hidratada y se recupera bien”, señaló la médico.

La “conspiración” y las dudas

Frente a los cuestionamientos sobre la lozanía de Clinton, Bardack divulgó el mes pasado una información en que afirmaba que la candidata se encontraba “con una salud excelente y en condiciones para ocupar el cargo de presidente de Estados Unidos”.

Hillary Clinton junto al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, participa en la ceremonia de conmemoración del 11-S.

De acuerdo con la médico, Clinton logró recuperarse plenamente luego de una cirugía a la que se sometió en 2012 por un coágulo sanguino.

La campaña de la candidata demócrata ha imputado a sus adversarios de impulsar una “enloquecida conspiración sobre la salud de Clinton”.

Sin incautación, el hecho de que Clinton haya informado sobre la pulmonía que padece dos días a posteriori de ser diagnosticada es un aspecto que puede proporcionar las dudas sobre su buena salubridad, así como la idea que impulsan sus adversarios de que no es una persona transparente en quien se puede tener fe.

Descomposición de Anthony Zurcher, BBC News, Washington

Cuando era presidente de Estados Unidos George H.W. Bush una vez vomitó sobre un primer ministro de Japón. Su hijo, George W. Bush, se desmayó en la Casa Blanca al ahogarse con un pretzel. El presidente Franklin Roosevelt ocultó sus graves problemas de sanidad y John F. Kennedy nunca habló sobre sus problemas de espalda.

La diferencia entre esos hombres y Hillary Clinton, sin requisa, es que su episodio de “sofoco” -resultado resultón de una neumonía- ocurre en la recta final de una campaña electoral en la que ella rebusca convertirse, posteriormente de Ronald Reagan, en la persona más vieja en ser electa para un primer mandato como presidente.

Luego, asimismo están las teorías conspirativas sobre su salubridad, algunas impulsadas por altos partidarios de la campaña de Trump, que se harán más frenéticas. La valor del equipo de Clinton de revelar su pulmonía dos días más tarde, sólo a posteriori de sus muy evidentes esfuerzos, indudablemente complica las cosas.

Con 70 abriles de tiempo, Donald Trump no está vacante de preocupaciones médicas. La única información sobre su sanidad procede de una nota escrita a las carreras por su médico.

El episodio de este domingo puede persistir a Clinton fuera de la campaña por unos pocos días y desvanecerse. Sin secuestro, ahora personas que antiguamente habrían desestimados los rumores sobre su salubridad estarán vigilando sus actividades de una forma más atenta.

 


Fuente:T13.cl

loading...