Solo se necesita voluntad… Llegó a pesar 150 kilos y ahora es bombero y sale en calendarios

0
63

Podemos debatirlo por el tiempo que necesiten, pero lo cierto es que nuestro físico es lo primero que las demás personas ven de nosotros. Por ello no es de sorprender que muchos se preocupen por cómo lucen y cuiden su cuerpo para sentirse correctamente con lo que observan en el espejo y presentar la mejor interpretación de sí mismos.

Encima de la imagen que pueda dar a su cuerpo, el sobrepeso abruma a muchos de nosotros por los problemas de vigor que este conlleva si no se trata a tiempo y correctamente. Sin confiscación, apearse de peso no es solo cuestión de deseo, sino de voluntad, como en el caso de Sam Rouen, quien pasó de ser cualquiera que pesaba 154 kilos a ser un bombero musculoso digno de aparecer en la portada de un calendario.

Sam es originario de Sídney, Australia, y desde impulsivo se sentía inseguro de su cuerpo conveniente a que padecía sobrepeso. Pero todo cambió cuando cumplió 19 abriles, pues decidió retarse a sí mismo y participar en The Biggest Loser, un reality show en el que los concursantes compiten para perder la decano cantidad de peso. Aunque el método del programa es cuestionable, era el empujón que necesitaba para salir delante.

Con un propósito claro en mente, Sam se convirtió en el triunfador más adolescente del programa y se probó a sí mismo que podía desmontar de peso, solo tenía que ser dedicado y disciplinado para obtener una anciano meta. Él sabía que esto era importante, porque muchos de los participantes del show que habían acabado apearse de peso, lo recuperaron tiempo a posteriori.

Hace merienda abriles me paré en un tablas y me di cuenta de que me había comprometido con poco. Fue una de las primeras veces en mi vida que puse mi mente en poco, lo di todo y logré lo que quería.

—Sam Rouen

Más de 10 abriles posteriormente de su triunfo en The Biggest Loser, Sam mantuvo su peso y llevó el explicación de sus músculos a otro nivel. En la hogaño luce un físico cincelado, poco que ha presumido en algunas fotografías. Se convirtió en bombero y ese cuerpo lo aprovecharon para participar en el calendario anual de bomberos de su empresa.

A pesar de la transformación que ha tenido, aún persisten algunas inseguridades para mostrar su cuerpo. Sam cuenta cómo, en su experiencia en el reality, le fue perfectamente, pero desnudarse y saltar frente a la cámara no fue poco natural para él.

Actualmente, le encanta valer con su hermano y hacer deporte en el recinto. Pero la verdadera historia de Sam radica en el poder de la voluntad, pues nos enseñó que siempre se puede mejorar el aspecto físico y la lozanía si efectivamente se quiere. Para él es un logro desbloqueado.

Yo espero que todos tengan la oportunidad de reflexionar sobre sí mismos y se den cuenta de lo increíble que son, lo que pueden conquistar y lo que valen.

—Sam Rouen