Sondeos indican que el partido conservador de Theresa May gana las elecciones en Reino Unido sin alcanzar la mayoría absoluta

0
611
loading...

Según una sondeo realizada por la empresa Ipsos para la BBC y otros medios británicos, los conservadores obtendrían 314 escaños, 17 menos que los que tienen en la hogaño.

Por su parte, los laboristas, liderados por Jeremy Corbyn, lograrían 266, 34 más que los conseguidos en los comicios de 2015.

Todavía no se conocen los resultados del recuento de votos.

La mayoría absoluta en el Parlamento britano se sitúa en los 326 escaños.

“Si ese resultado es correcto, la jugada de alto riesgo de May ha salido muy mal y ella resultará disminuida”, señaló Laura Kuenssberg, editora de política de la BBC, quien advirtió que aún es pronto y el recuento casi nada comienza.

Unos 46,9 millones de electores estaban registrados para designar a los 650 miembros de la Cámara de los Comunes.

Se estima que 16,4% de estos votantes ya habían sufragado antaño del jueves haciendo uso de la aprobación del voto por correo.

Los comicios fueron convocados por sorpresa el pasado 18 de abril por Theresa May.

La mandataria argumentó que las elecciones anticipadas eran la única vía para conseguir la estabilidad necesaria para soportar a mango las negociaciones de salida del país de la Unión Europea (UE), conocida como Brexit.

“Fue con reticencia que decidí que el país necesita estas elecciones, pero es con una fuerte convicción que digo que es necesario para asegurar el liderazgo fuerte y estable que necesita el país para vernos completar el Brexit y lo que viene después”, dijo May al anunciar la convocatoria a comicios tres abriles antaño de la plazo prevista.

Fue precisamente ese proceso el que llevó a May al poder en julio de 2016, tras la dimisión de su antecesor, el igualmente conservador David Cameron, cuya propuesta de amparar a Reino Unido interiormente de la UE fue derrotada por un apretado beneficio de votos en un referendo realizado a finales de junio de ese año.

En los comicios anteriores de 2015, los conservadores habían obtenido una mayoría absoluta con 331 de los 650 escaños del Parlamento.

Al momento de la convocatoria, las encuestas otorgaban al Partido Conservador una delantera de 18 puntos por encima del Partido Socialista, principal fuerza de concurso.

Sin secuestro, durante la campaña esa brecha en las encuestas se redujo a una diferencia de entre 5 y 6 puntos.

El líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, recibió con entusiasmo el anuncio de la convocatoria de unos comicios anticipados y prometió que su partido ofrecería “una alternativa efectiva a un gobierno que no ha podido reedificar la patrimonio, que ha provocado la caída del nivel de vida y ha trabajador cortaduras dañinos a nuestras escuelas y a nuestro NHS [Sistema Nacional de Salud]”.

Lo que está en muestrario

De los resultados de estas elecciones no solo depende la permanencia de May en el poder, sino igualmente su autoridad para negociar los términos del Brexit frente a el resto de sus socios de la Unión Europea, pero asimismo en las filas de su propio partido.

“Lidiar en el día a día con una pequeña mayoría (en el parlamento) ha dado a parlamentarios de segunda fila conservadores un poder importante para forzar al gobierno a renunciar en una serie de temas”, señaló la editora de política de la BBC, Laura Kuenssberg.

Para el resto de partidos los resultados de las votaciones pueden ayudar a puntualizar la posición negociadora de Reino Unido en su salida de la Unión Europea. Consideran que lo que está en pernio es la diferencia entre un Brexit ‘duro’, con una ruptura absoluta con la UE, o ‘suave, buscando apoyar alguna vinculación con el mecanismo de integración regional.

Así, el líder del partido independentista UKIP, Paul Nuttal, anunció que cada voto que recibieran “será un recordatorio a la primera ministra de que el pueblo británico quiere un Brexit limpio con fronteras restauradas”.

Nicola Sturgeon, la ministra principal de Escocia, cuyos ciudadanos eligieron por mayoría permanecer en la UE, señaló en su momento que en la convocatoria a elecciones anticipadas los conservadores veían “una oportunidad de mover a Reino Unido a la derecha, forzar un ‘Brexit duro’ e imponer más recortes”.

Por su parte, el líder del Partido Progresista Demócrata, Tim Farron, consideró que la votación era una “oportunidad para cambiar la dirección” del país”.

“Si quieres permanecer a Reino Unido en el mercado único (de la Unión Europea). Si quieres un Reino Unido descubierto, tolerante y unido, esta es tu oportunidad. Solo los liberal-demócratas pueden evitar una mayoría conservadora”, afirmó.

loading...