Su adicción a la pizza y la astucia de los empleados de un restaurante le salvan la vida

0
564
loading...

loading...

Recinto de la pizzería Domino’s Pizza en Salem, Oregón. (GOOGLE STREET VIEW)

Los hábitos diarios, por raros que sean, a veces pueden auxiliar vidas. Es lo que le pasó a un estadounidense de 48 abriles, cuya costumbre de pedir todos los días una pizza le salvó la vida, recoge Statesman Journal.

Los hechos ocurrieron en Salem, Oregon. Durante los últimos siete abriles, Kirk Alexander pedía todas las noches una pizza a un restaurante de la prisión Dominós, situado no acullá de su casa.

Los empleados del restaurante se dieron cuenta de que llevaban varios días sin cobrar pedidos de Alexander. Lo comprobaron y vieron que llevaba merienda días sin golpear. Extrañados y preocupados, porque sabían que era de lozanía delicada, llamaron a su teléfono, pero saltaba el contestador. Así, mandaron a un repartidor a su domicilio.

Éste comprobó que había luz en el interior de la casa y se escuchaba el televisor, pero nadie abría la puerta. Consciente de que poco no iba aceptablemente, regresó al restaurante, desde donde avisaron a la Policía. Los agentes acudieron a la casa de Kirk Alexander y lo encontraron inconsciente en el suelo, pero aún con vida. El hombre está hospitalizado, pero fuera de peligro.

Los responsables de Domino’s Pizza han felicitado a los trabajadores de su restaurante en Salem.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

loading...