Sufrió un terrible accidente que lo obligó vivir al máximo; ahora dedica su vida a esto

0
172

Es popular que algunos luchen por su vida como desesperados cuando la ciencia no les da esperanzas, mientras otros perfectamente sanos se quitan la vida. Pero ¿qué hay de quienes ven la homicidio demasiado cerca y se dan cuenta de que las prioridades en su vida no eran las correctas?

Casi sucumbir te ayuda a poner tu vida en perspectiva. Así le sucedió a Jacob Laukaitis, quien decidió radicar el mejor año de su vida y convertirse en pata de perro. A finales de 2016 fue atropellado por un conductor ebrio en Tailanda y tuvo que ser sometido a cuatro horas de cirugía, misma que le costó 10 mil dólares pero que todavía salvó su vida, señala en su cuenta de Instagram.

“Estando tirado en la cama del hospital me di cuenta de que esta fue una de las mejores cosas que me pudieron haber pasado, porque me hizo darme cuenta de lo corta y maravillosa que es la vida, y entendí que debería haberla vivido como si cada día fuera el último”.

jacob

“Cuando dejé el hospital decidí aprovechar al máximo cada día que me quedara de vida y eso convirtió al 2017 en el mejor año de mi vida hasta ahora”. Aunque no todos tenemos los medios para hacer lo que él, tal vez el simple cambio de conducta sea suficiente para alcanzar poco muy similar a lo que Jacob ha conseguido. Estas son algunas de las cosas que ha hecho con su monises y su tiempo…

1. Tomó el té en Jordania

jordania

2. Vio una puesta de sol en Petra

petra

3. Durmió bajo las estrellas en Omán

oman

4. Se lanzó en paracaídas en Dubai

dubai

5. Conoció las ruinas de Persépolis, caudal del imperio persa

persepolis

6. Visitó Irán

irán

7. En Tailandia

tailandia

8. Indonesia

indonesia

9. Bebió refrescos de soya en Corea del Sur

corea del sur

10. Trepó decenas de montañas y volcanes

jacob

11. Pasó tres días en el “Marte” de la Tierra

marte

12. Atravesó tormentas de cocaína en la India

india

13. Vivió cinco días en los tugurios de Mumbai

tugurio