Suma urgencia del Gobierno a la Ley de Inteligencia vuelve a tensionar a la Cámara de Diputados

0
93

La valor del Gobierno de insistir en reponer la suma aprieto al plan que fortalece y moderniza el sistema de inteligencia del Estado, generó reparos por parte de la concurso en la Cámara de Diputados.

El esquema, actualmente en segundo trámite en la Comisión de Defensa de la Cámara Desaparecido, ha sido criticado por la examen, organizaciones sociales y organismos de Derechos Humanos, quienes han solicitado cambios profundos a la iniciativa.

Para el presidente de la instancia legislativa, el RD Jorge Brito, será esencia lo que ocurra a las 17 horas del próximo martes, día de la próxima sesión de la Comisión de Defensa.

“No duró ni un día la decisión del Gobierno de poner pausa a su agenda represiva”, comentó el parlamentario respecto a la pasada del Ejecutor que en primera instancia le retiró la aprieto al plan, pero que en cuestión  de horas volvió a aplicarle la suma emergencia, que obliga a tramitar el plan en 15 días en la Cámara de Diputados.

Según Brito, “la intransigencia no es buena amiga de la Defensa. El llamado es el mismo: prudencia. No lo digo yo, expertos y sociedad civil instan a la responsabilidad”.

A los cuestionamientos se sumó la bancada PPD.  “Queremos manifestar nuestro total rechazo a la idea de legalizar un plan destinado principalmente a reivindicar prácticas de investigación propias de una dictadura, más aún en el flagrante contexto de emergencia sanitaria en el que nos encontramos,”, afirmó el director de bancada, Raúl Soto.

El parlamentario agregó que “hace unos días nos reunimos de manera virtual con representantes de la Mesa Social (Colegio de Profesores, Modatima, Ukamau y Fech), donde nos comprometimos a rechazar esta iniciativa, y hacer un llamado a nuestros pares de oposición a no ser partícipes de la criminalización del movimiento social”.

“El Gobierno demuestra una profunda desconexión con las principales necesidades de la población, priorizando legislar sobre un proyecto que, claramente, atenta contra nuestros valores democráticos, desvirtúa el concepto de orden público interno, y criminaliza a los movimientos sociales, además de dotar de exageradas atribuciones a la ANI, y no contemplar un mecanismo efectivo de control hacia las actuaciones de inteligencia que se realicen”, aseguró.

En tanto, la subjefa de bancada y miembro de la Comisión de Defensa, Loreto Carvajal, indicó que “aprobar este proyecto es dar un cheque en blanco a un Gobierno que ha sido fuertemente cuestionado por organismos internacionales de DDHH, debido a la actuación de agentes del Estado durante el estallido social. Juntos como oposición debemos insistir con fuerza en que el Gobierno le quite la suma urgencia y reformule este proyecto”.

Finalmente, la diputada Andrea Parra manifestó que “es imposible no pensar que este proyecto trata de emular más a una CNI que a los servicios de inteligencia que funcionan con éxito en las democracias más fuertes. De aprobarse esta iniciativa, vamos a ver con estupor la creación de una instancia alejada del control del poder civil y democrático, a merced de prácticas secretas sin evaluación o alguna instancia de rendición de cuentas. Un peligro para los derechos fundamentales de chilenos y chilenas”.

Sin incautación, desde Pimiento Vamos, el diputado RN Leonidas Romero, acusó al diputado Brito de “armar un show” para evitar que el plan avance.

El ingrediente de la comisión de Defensa valoró que el Gobierno le renovara la emergencia a la iniciativa, señalando –en declaraciones a Radiodifusión Bío Bío– que “la gran mayoría de las sugerencias que la oposición ha puesto en discusión  se han acogido”.