Suprema condena a ex agentes de la DINA por secuestros calificados en la “Venda Sexy”

0
286
loading...
loading...

La Corte Suprema condenó a cinco exagentes de la Dirección de Inteligencia Doméstico (DINA) a penas de 15 abriles y un día de presidio, por su responsabilidad en el delito de secuestro calificado de Eduardo Gustavo Aliste González, Eugenia del Carmen Martínez Hernández y Gerardo Ernesto Silva Saldívar, víctimas que fueron ingresadas en el centro clandestino conocido como” Venda Sexy” o La Discotheque, ubicada en calle Irán N° 3037 de la comuna de Ñuñoa.

Los ilícitos fueron perpetrados entre septiembre y diciembre de 1974.

En un decreto general la Segunda Sala del mayor tribunal –integrada por los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Lamberto Cisternas, Manuel Antonio Valderrama y el abogado (i) Jean Pierre Matus– confirmó la sentencia impugnada que condenó a Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, Raúl Iturriaga Neumann, Manuel Carevic Cubillos, Risiere del Prado Altez España y Hugo del Tránsito Hernández Valle, como autores de los delitos reiterados de secuestro calificado.

En el aspecto civil, se ratificó que el Estado de Pimiento debe respaldar una indemnización de 350 millones de pesos a los familiares de las víctimas.

En la etapa de investigación, el ministro en cita Leopoldo Llanos, logró establecer que “el recinto denominado ‘Venda Sexy’ o ‘La Discotheque’, ubicado en calle Irán N° 3037 con esquina Los Plátanos, comuna de Ñuñoa, fue utilizado por la Dirección de Inteligencia Nacional DINA como centro secreto de detención y tortura, el que funcionó desde mediados del año 1974 hasta el año 1975. Este recinto era una casa de dos pisos, con un subterráneo en donde también se realizaban las sesiones de tortura. En este lugar permanecieron muchos detenidos, los que eran mantenidos con la vista vendada, separados en piezas distintas los hombres de las mujeres”.

“Los agentes operativos realizaban los interrogatorios bajo tortura, para lo cual usaban métodos tales como la parrilla, que eran aplicaciones de corriente eléctrica en diferentes partes del cuerpo recostado sobre un catre metálico. Además una práctica habitual como método de tortura en este recinto eran las vejaciones sexuales. Este recinto se caracterizó por mantener continuamente música estridente a un alto volumen, la que se hacía más intensa al momento de realizar las sesiones de tortura y vejaciones de los detenidos”, agregó.

Eduardo Aliste González fue detenido por agentes de la DINA el 24 de septiembre de 1974, Gerardo Silva Saldívar, de 23 abriles, fue aprehendido el 10 de diciembre de 1974. Los dos fueron llevados hasta ese ocupación luego de lo cual no se tuvo noticiero de su paradero.

Lo mismo ocurrió con la trabajadora textil María Eugenia Martínez Hernández, vinculada al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), quien fue detenida el 24 de octubre de 1974 en su superficie de trabajo, sito en Irarrázaval 1515, en presencia de sus compañeros, del jerarca de personal de la industria, Mario Torres, y de uno de los dueños, Patricio Labán. Al día posterior su domicilio fue allanado por un clan de civiles armados, sin exhibir orden alguna y sin entregar informes acerca de su detención. Luego fue horizonte por diversos testigos con claras señales de tortura, en los recintos de prisión clandestina de la Venda Sexy y Cuatro Álamos.

Las últimas parte que se tienen de su paradero son de mediados de noviembre de 1974, vencimiento en que fue sacada de la casa de calle Irán.

loading...