Suspenden a dos oficiales de la Armada Argentina por el caso submarino

0
85

El Gobierno argentino decidió suspender a dos oficiales de la Armada por las supuestas irregularidades en el operante de búsqueda en el Atlántico del submarino ARA San Juan, cuyo huella se perdió hace 27 días con 44 tripulantes a costado.

Según comfirmaron fuentes oficiales a la agencia EFE, el contralmirante Luis Enrique López Mazzeo, comandante de Educación y Alistamiento de la Armada, y el capitán de navío Claudio Villamide, comandante de la Fuerza de Submarinos, fueron relevados para respaldar la transparencia de la investigación sobre la desaparición.

De acuerdo con medios locales, la suspensión es de forma preventiva mientras se determinan posibles imputaciones en el audiencia de la villa patagónica de Caleta Olivia, encargado del caso para determinar si hubo algún delito relacionado con la desaparición y posterior búsqueda del submarino.

De forma paralela, el Gobierno decidió hace varias semanas rajar un sumario interno para determinar responsabilidades en la Armada.

Según adelantaron entonces a Efe fuentes del Gobierno, entre otros aspectos, con el sumario se pesquisa memorizar por qué desde la Armada no se dio la información “en tiempo y forma” al presidente Mauricio Macri, comandante en director de las Fuerzas Armadas, así como al ministro de Defensa, Oscar Aguad, desde el 15 de noviembre, cuando se perdió la comunicación con el submarino.

Encima, se investiga desde cuándo estaba en conocimiento de la Armada la “notificación o hipótesis de la explosión” registrada en la zona del Atlántico donde fue reportado por última vez el submarino y que se dio a conocer a los familiares y a la prensa más de una semana posteriormente.

La investigación todavía investigación determinar por qué no se dejó constancia al poder político de la existencia de la avería eléctrica en las baterías del submarino, de la que había cubo cuenta el comandante de la nave el mismo día de su desaparición, así como si fue correcta la audacia de que continuara navegando alrededor de el que iba a ser su destino, la ciudad porteño de Mar del Plata.

Por todas estas razones, las fuentes explicaron en noviembre que el presidente había decidido descabezar a toda la cúpula de la Armada, poco que se haría efectivo una vez se encuentre el submarino y se conozca el desenlace.

Sin secuestro, en declaraciones públicas realizadas ese mismo día, Macri suavizó la situación para dar prioridad a encontrar el submarino y, una vez hallado -algo que todavía no ha ocurrido-, poder apañarse responsabilidades.

“La investigación está en incipiente estado de instrucción” dijo este lunes la jueza Marta Yáñez, encargada de la indagación sumarial, quien agregó que esta examinando “exhaustivamente” 12 cajas de documentación que mandó la Armada.

Evitó asimismo pronunciarse sobre si la desaparición fue un azar o hecho negligente.

“Yo no puedo tener ninguna presunción ni prejuicio de nada, por eso quiero ser muy cauta y actuar con suma prudencia porque el caso lo amerita y reviste una complejidad desde todo punto de vista”, consideró, convencida de que el organigrama de la Armada “es muy amplio y hay muchas áreas”, por lo que hay que ser “muy prolijos para determinar si hubo alguna responsabilidad”.