Teletrabajo: presidente del Consejo para la Transparencia se suma a la alerta por el uso de Zoom

0
135

El presidente del Consejo para la Transparencia (CPLT), Jorge Jaraquemada, entró en el debate sobre las aplicaciones y herramientas de video conferencia, organizativas y otras plataformas que facilitan el teletrabajo, en particular aquellas que se han popularizado con motivo de la cuarentena y que son usadas por autoridades, universidades y gran cantidad de otras entidades públicas y privadas, como Teleobjetivo.

Los posesiones de la entrega de datos a las empresas detrás de estas aplicaciones o plataformas, no sólo han generado preocupación en el extranjero –como Estados Unidos, país en el que se han multiplicado las solicitudes a la Federal Trade Comission (FTC), organismo que protege a los consumidores, para que investigue el caso de Teleobjetivo a partir de incidencias de privacidad-, sino asimismo en Pimiento, como ha sido la alerta entregada desde el Ocupación de Defensa.

“Podemos exponernos a un uso abusivo de nuestros datos personales; a accesos a nuestra cámara sin mayor información, no sólo mientras usamos la aplicación, sino inclusive cuando no está siendo utilizada; a comunicación de nuestra información a empresas subsidiarias, filiales u otras compañías que prestan servicios a la empresa a la que le entregamos los datos”, advirtió Jaraquemada.

El abogado y titular del CPLT –organismo que cuenta de acuerdo a la reglamento válido con la concesión de supervigilar el cumplimiento de la ley en organismos del Estado en materia de protección de datos personales- detalló que “hay que mirar más allá de lo eficiente que sea la herramienta. Tenemos que evaluar estas soluciones tecnológicas desde la perspectiva de la seguridad y adecuado resguardo de nuestros datos personales”.

Por ello, el Consejo insistió en la pobreza de aprobar el plan de ley que moderniza la norma sobre protección de datos personales –que es de 1999-. Asimismo, mientras esta brecha no se supera, la recomendación es a tomar resguardos al designar una u otra útil: analizar los términos de uso y políticas de privacidad, respecto de los distintos dispositivos o sistemas operativos donde puede ser instalada y sus diversos formatos (sea software de escritorio, aplicación móvil o interpretación web); y tomar en cuenta las alertas que provienen del Ejecutor y que han puntiagudo a diversas vulnerabilidades de algunas plataformas.