Tener un mal jefe es muy perjudicial para la salud; te hace tanto daño como fumar

0
68

El estrés gremial es más peligroso de lo que creen y una serie de investigaciones mostraron que trabajar para un mal patriarca es intoxicante para la salubridad.

Dicen que no hay trabajo malo, que lo malo es tener que trabajar, pero es peor para quienes adicionalmente tienen un mal presidente. Estar en un bullicio gremial angustioso puede ser muy perjudicial para la salubridad, e incluso el daño que ocasiona se compara al provocado por el humo de los cigarrillos.

Investigadores de las universidades Harvard Business School y Stanford estudiaron los factores que afectan negativamente la salubridad de los trabajadores. Analizaron 228 estudios científicos sobre ambientes laborales  y publicaron sus resultados en la revista Behavioral Science & Policy Association.

Según el meta-análisis llevado a agarradera por Joel Goh, Jeffrey Pfeffer y Stefanos Zenios, los empleados que están expuestos a los malos tratos de sus superiores presentan alteraciones en sus niveles de triglicéridos, disminución del colesterol saludable y son más propensos a tener enfermedades cardiacas; todos estos síntomas son similares a los que tienen los fumadores pasivos.

fumando

Todavía la Asociación de Psicología de Estados Unidos investigó los factores de malestrar físico en el trabajo y mostraron que para el 75 por ciento de los norteamericanos tener un mal patrón es la principal causa de estrés.

Según los científicos, los empleados que sufren maltrato por parte de sus superiores tienen 90 por ciento más probabilidades de tener diferentes problemas físicos.

mal jefe

Pero adicionalmente hay daños a la sanidad mental causados por la convivencia con un dirigente tóxico. Una investigación de la Universidad de Manchester concluyó que tener un patriarca inmoderado es una de las mayores razones por las que los trabajadores desarrollan cuadros de depresión.

En cuanto a las pérdidas materiales y humanas, Stanford Business declaró que los gastos en vigor sindical son de 190 mil millones de dólares anuales; lo peor es que el estrés sindical es el responsable de 120,000 muertes cada año.

trabajando

El psicólogo Travis Badberry advierte que para resolver esta angustioso situación en primer superficie hay que retener si en el trabajo hay un mal dirigente y estas son cuatro señales que pueden ayudar a reconocerlo:

1. Retroalimentaciones negativas

mal jefe

Cobrar indicaciones y evaluaciones por parte de los superiores es una parte primordial en el explicación de los trabajadores. Sin confiscación, hay jefes que solamente hacen críticas negativas y desmotivadoras. Son los que siempre están buscando a quien culpar por los resultados, sean buenos o malos.

2. Tiranía

office gif

Por supuesto que los jefes asimismo son humanos y tienen malos días. Lo que no es saludable es que descarguen en los trabajadores sus frustraciones con explosiones de violencia psicológica e incluso física. Los malos jefes tienen un temperamento susceptible y sus empleados se retraen para no alterarlo.

3. Expectativas poco realistas

office gif

Algunos jefes llegan a pensar que sus empleados deben ser como él para y hacer las cosas de la misma forma en que él las hace. Esto causa que tengan una expectativa irreal sobre las capacidades y funciones del trabajador. Son estos jefes los que piensan que solo ellos hacen proporcionadamente las cosas.

4. Equivocación de devoción

kevin spacey

Un líder debe inspirar a su equipo y convertirse en un maniquí a seguir por audacia de los trabajadores. Pero algunos ambientes laborales son estresantes precisamente porque nadie quiere ser como el presidente.

Según los expertos, cada problema de salubridad relacionado con el estrés gremial puede ser tratado de diferente forma, sin bloqueo, la comunicación y el respeto son los ingredientes básicos que se necesitan para solucionarlos.

el mejor jefe