Tiene 50 años trabajando en McDonald’s, acaba de cumplir 100 años y no piensa retirarse

0
66

Seguro has escuchado la frase “Hasta que la muerte los separe”, pero esto no necesariamente se aplica a parejas, todavía a otros ámbitos de la vida, como el trabajo. Si no nos crees, te presentamos a Ruthie Schusther, quien ya cumplió 100 abriles de vida y 50 de ellos los ha dedicado a trabajar en un McDonald’s en Pittsburgh y, según ha claro, no piensa retirarse.

Ruthie nació el 3 de marzo de 1921 y es viuda. Encima, considera que la permanencia es solo una cuestión de números, pues todavía se siente muy musculoso, por lo que no está dispuesta a renunciar a su trabajo, como la mayoría opina que debería hacer por su existencia. Esto la ha convertido en un ejemplo de vida y igualmente de romper esquemas, pues todos esperarían que estuviera en un orfelinato, pero ella sigue acudiendo a su trabajo como lo ha hecho desde hace 50 abriles.

Por supuesto que ya es conocida entre los clientes del regional, pues cada viernes por la tarde, Ruthie canta para ellos. Todo esto es lo que la ha mantenido con esa aspecto tan alegre delante la vida, por eso es que no está dispuesta a dejar su empleo, lo que nos demuestra que la vida nos trata dependiendo de la forma en la que la tomemos.

Antaño de la pandemia, Ruthie acostumbraba salir a moverse, que es otra de las cosas que le encantan, hasta cuatro veces por semana como si fuera una veinteañera. Por esta razón su historia se ha vuelto tan popular. Encima, nos llena de esperanza, pues nos demuestra que podemos ganar a una existencia tan avanzadilla y seguir trabajando y divirtiéndonos.

Como una forma de agradecerle, este recinto de McDonald’s instaló un orificio en la entrada para que los clientes dejen sus tarjetas de tarjeta por el cumpleaños 100 de esta querida colaboradora.

Esta abuelita recuerda que nunca ha sido rica y, de hecho, al vencer su cónyuge, salió a averiguar trabajo para poder cubrir sus gastos y lo encontró en McDonald’s, calibrado cuando tenía 50 abriles. Ruthie afirma que con lo que deseo en este restaurante es suficiente para estar tranquila y salir a divertirse, convivir con los demás, hurtar, cantar y, sobre todo, proceder. Ella es un enorme ejemplo de cómo es que debemos dirigir nuestra vida y que lo más importante no es lo que tenemos, sino las ganas de seguir siendo felices.

Me gusta trabajar. Me pagan. Suscripción mis facturas y eso es bueno. Nunca he tenido mucho mosca, pero siempre he tenido suficiente. Así son las cosas.

-Ruthie