Todas las miradas apuntan a Eyzaguirre: las versiones sobre el salvataje al hermano del diputado Saffirio por acoso sexual

0
418
loading...
loading...

Desde que se dio a conocer la nota el 18 de julio, hubo no solo extrañeza sino igualmente molestia en La Moneda. Entre sus actuales inquilinos no cuajaba que la Presidenta Michelle Bachelet contradijera su propio discurso en materia de carácter y liberara de sanciones a una autoridad regional acusada de acoso sexual. Encima, desde entonces, las miradas tras bambalinas han inscrito al ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, respecto a la coexistentes de las condiciones –sin el conocimiento completo de la Mandataria– para conceder al cuestionado director del Serviu de la Región de La Araucanía, Jorge Saffirio.

El 11 de julio, la Mandataria sobreseyó de los cargos de acoso sexual y sindical en contra de Manuela Pérez al director del Serviu regional, hermano del diputado René Saffirio. Gracias a eso, la autoridad solo fue sancionada con medidas disciplinarias, como el suscripción de un 70% de una de sus remuneraciones. Una semana a posteriori se conoció públicamente la valentía, a través de un artículo de El Mostrador.

En La Moneda han insistido en reserva, durante las últimas semanas, en que la Presidenta Bachelet aquella mañana estaba profundamente molesta con la información, porque –recalcaron– desconocía los detalles del caso de acoso, lo que no estuvo en su conocimiento al momento de tener firmado el sobreseimiento del sumario. Que eso habría sido –coinciden varias fuentes consultadas– por echarse en brazos en lo planteado sin mayores detalles por el ministro Eyzaguirre y que dicho malestar sería compartido por su jefa de estancia, Ana Lya Uriarte.

“Es verdad que había bastante molestia”, explicaron desde el segundo firme de la sede de Gobierno. Consultada al respecto, Uriarte precisó que “hay procedimientos legales y estos se han respetado” y, sobre las versiones tras bambalinas, acotó que las fuentes ocultas en el anonimato “especulan” y no son de fiar.

Pero en Palacio insisten en el punto y recalcan que el desconocimiento de la Jefa de Estado es la única explicación viable para una audacia así de “incoherente”, para exponerse a involucrase en un problema de esta índole. En el Gobierno explicaron que las razones del ministro Eyzaguirre para querer “salvar” al director regional del Serviu se deben a una suerte de “acuerdo” que hizo con sectores de la DC, desde donde solicitaron exculpar a Saffirio a cambio de apoyos.

Desde la Segpres oficialmente aseguraron que todo era “absolutamente falso” y explicaron que la División Jurídica del empleo es a la que le corresponde “asesorar” a la Mandataria en casos de sumarios a ciertas autoridades. En el caso específico del director del Serviu de la IX Región, agregaron que se pidió un juicio a la Contraloría Universal para que determinara si le correspondía o no a esta cartera pronunciarse sobre el tema y que, una vez despejado ese punto, delante la amor de las pruebas –según consideraron en el servicio– “la asesoría jurídica recomendó que se sobreseyera”.

Pero, en reserva, en el Ejecutor insisten en que la historia no es tan así. “Todo es cierto, que la Presidenta no sabía de qué se trataba y que fue Eyzaguirre, pero no se sabe qué cosa negoció”, confirmó un influyente asesor oficial de La Moneda.

En la propia DC no dan por desechado el tema, aunque recalcan que el acuerdo no habría sido institucional, sino que con algunas figuras de la colectividad a título personal y que el tema del hermano del diputado Saffirio ha sido “sumamente extraño”, que en todo momento “se trató de echarle tierra para taparlo”. “A la Presidenta le metieron un gol ahí”, afirmaron en la cohorte.

El apoyo camarada

Uno de los parlamentarios DC que más empujó para zanjar el tema pronto fue Fuad Chahin y es todavía quien se comunicó con la Segpres mediante oficio para “apurar” una decisión para su amigo Jorge Saffirio.

En Palacio insisten en el punto y recalcan que el desconocimiento de la Jefa de Estado es la única explicación viable para una atrevimiento así de “incoherente”, para exponerse a involucrase en un problema de esta índole. En el Gobierno explicaron que las razones del ministro Eyzaguirre para querer “salvar” al director regional del Serviu se deben a una suerte de “acuerdo” que hizo con sectores de la DC, desde donde solicitaron exculpar a Saffirio a cambio de apoyos.

Hace dos meses la Contraloría le remitió a Chahin un documento donde le adjuntaba una fotocopia del juicio 11.307 de este año, en que atendían a una consulta hecha por el diputado. Allí se explicaba el proceso seguido contra Jorge Saffirio, una materia de interés para el parlamentario, que había requerido frente a ese mismo organismo información sobre el proceso de sumario en contra de Saffirio y dos dictámenes de 2016.

No era la primera vez que Fuad Chahin manifestaba su interés en el caso. Mientras duró el proceso de investigación en contra del director del Servicio de Vivienda y Colonia de La Araucanía, mostró constante preocupación, incluso haciendo llamados a los funcionarios involucrados en el proceso.

“El diputado Chahin llamó a todos los involucrados en la investigación. Si eso no es presión, no sé lo que es”, plantea uno de los involucrados.

La cercanía entre el mencionado diputado y Saffirio nació porque se conocieron ejerciendo cargos públicos en la misma zona. Chahin es diputado por el Distrito Nº 49 –que incluye a Curacautín, Galvarino y Lautaro, entre otras– y Saffirio fue antiguamente representante de Malleco y corregidor de Vencimiento.

“Él jamás tuvo una denuncia de esta naturaleza”, dice Fuad Chahin para defender el lobby que ha hecho con el fin de acelerar la situación de Saffirio, ya que –como él señala– su suspensión ha sido por más tiempo de lo que merecía: “Esta persona fue sobreseída y archivada la investigación en el Ministerio Público, sin embargo, está suspendido de su cargo desde julio del año pasado, y todavía no se resuelve administrativamente, ¡todavía anda dando vueltas la notificación y el cierre! Incluso aún no empieza a correr el mes de suspensión con que lo sancionaron”, señala el diputado.

El parlamentario reconoce que elevó un oficio a la Cámara, a la Contraloría y incluso la Segpres. “Aquí hubo un objetivo político para poner en manos de determinado partido el Serviu de La Araucanía”, enfatiza Chahin, quien cree firmemente en la inocencia de Saffirio y adicionalmente cuenta que, oportuno al estrés  por el tema, el director del Serviu tuvo que ser atendido en el hospital durante las últimas horas. “Es una verdadera la cruz la que él lleva”, señala Chahin.

Una de las personas involucradas en el proceso de investigación indica que, así como lo explica Chahin, parece casi inocente, sin confiscación, agrega que la explicación intenta “disfrazar” lo fundamental. “Lo único que hace es disimular que el sumario dio por establecida plenamente la responsabilidad de Jorge Saffirio. Quedó plenamente acreditado el acoso sexual de Jorge Saffirio en contra de Manuela Pérez, ya que además de la declaración de ella existen testigos presenciales de que el hecho ocurrió y que ninguna de las demás personas que estuvieron presentes en esa mesa esa noche, en la fiesta del aniversario del Serviu, cuando ocurrieron los hechos, pudieron desvirtuar estos testimonios, ya sea porque se habían retirado más temprano, porque no estaban en la mesa o bien porque sus declaraciones exculpando a Saffirio no son coherentes con el horario que registra su salida del evento”.

La misma fuente expresa que, encima, no es lo mismo una resolución penal que un sumario oficinista. “Que en la primera no exista delito no significa que el acoso, descrito en el sumario, no existiera”, señala.

Es por esto que la fuente concluye: “La decisión de la Presidenta de exculpar a Saffirio es inexplicable e induce a pensar que la absolución de Saffirio es el resultado de una presión política”.

Otro parlamentario que se comunicó por este tema con el ministro Nicolás Eyzaguirre fue Mario Venegas (DC), aunque el diputado señala que no se trató de una cita formal, sino que coincidieron en el Congreso. “Lo que yo hice fue pedirle que se acelerara el proceso de análisis de la situación de Jorge, toda vez que él había sido sobreseído en la etapa de Contraloría y los Tribunales Laborales. No me parece ni humano ni ético que a una persona se la tenga en incertidumbre por más de un año”, comenta Venegas.

loading...