Trabajadores de la Salud acusan al PC de operar para que fueran expulsados de la mesa que negociará el reajuste del sector público

0
729
loading...

Un nuevo terremoto político se vive al interior del mundo cooperativo, la desafiliación de la Coalición Doméstico de Profesionales Universitarios de los Servicios de Sanidad (Fenpruss) de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) no sólo marca una nueva disminución desde la denominada “disidencia” de la Central, sino que todavía se tradujo en su expulsión de la Mesa del Sector Manifiesto, que iniciará la negociación de su sector en las próximas semanas con el Gobierno. Esto se produce luego del confuso proceso que vivieron los trabajadores el año pasado cuando mantuvieron en vilo al Gobierno al oponerse con una extensa movilización por el reajuste propuesto por el Ejecutor.

Con una décimo cercana al 90%, el 51% de los afiliados a la Fenpruss determinaron su salida de la CUT,  audacia que “es parte de un proceso largo de análisis interno, el que consideró reparos relacionados con diversos ámbitos orgánicos de la Central, así como la poca confiabilidad de los padrones electorales, falta de rigurosidad de los informes financieros, y la escasa representatividad y presencia de la CUT en las demandas sociales. Esto se suma –sostienen- a su errático actuar en la última reforma laboral del país y los fraudes electorales, hechos reconocidos por las máximas autoridades de la Central”, explicaron desde la estructura. “La consecuente y necesaria decisión de desafiliarnos de la CUT es para merecerla, ya que el estado de descomposición es tal, que día a día es menos representativa”, aseguró Gabriela Farías, presidenta de la instancia.

Esta definición se tradujo en su salida de la Mesa del Sector Conocido, en una reñida votación, ocho de las quince organizaciones que la componen optaron por su expulsión, a horas de que se diera a conocer la resolución de sus bases. En una explicación publicada el miércoles 14 de junio, la Fenpruss señaló, que “ha diferencia de otras organizaciones que han decidido congelar, Fenpruss tomó la decisión de desafiliarse, pues hace cuatro años ya hizo el ejercicio de congelar”, tras lo cual Bárbara Figueroa habría comprometido un cambio en la conducción y prácticas al interior de la multigremial, cambios que según la estructura de salubridad “no se llevó a efecto en ninguno de sus puntos”.

Quienes habrían respaldado a la estructura al interior de la Mesa del Sector Sabido, fueron el Colegio de Profesores, la Confusam, Confemuch, Antue y Fenafuech, lo que no fue suficiente para su permanencia en el espacio. Según la estructura del radio de la vigor su expulsión es “un error político”, conveniente a que la Mesa del Sector Notorio perdería su característica de un espacio “permanente de unidad de los trabajadores del sector público”.

Para el presidente de la Confusam, Esteban Maturana, “es una triste noticia lo que ocurrió con la Fenpruss”, conveniente a que dicha estructura, unido con la Confusam eran las “más activas” y hasta la punta de lanceta en la negociación del sector vigor. Maturana explica que ni siquiera se esperó a que la renuncia a la CUT se hiciera “efectiva en aspectos formales”, para elegir su expulsión de la Mesa.

A pesar de que para ser parte de la Mesa de Negociación del Sector Sabido se requiere ser parte de la Central, Maturana explica que en los últimos abriles se ha sido flexible con dicho requerimiento, ya que “en esa mesa -salud- hay una organización que lleva ocho años sin pagar cuotas y por lo tanto en estricto rigor no debería estar afiliado a la CUT”, lo que según el dirigente evidencia que “hay un manejo de los criterios discrecional”.

El presidente de la ANEF, Carlos Insunza, asegura que “no hay ninguna expulsión”, sino que en el ámbito de una reunión programada para revisar la integración de nuevas organizaciones se confirmar el requisito de estar afiliado a la CUT para ser parte de la Mesa, razón por la cual se determina la salida de la Fenpruss. Según un comunicado de la CUT se estableció que “la Mesa del Sector Público es una instancia de la Central Unitaria de Trabajadores; integrada por organizaciones nacionales afiliadas a la CUT; siendo la propia MSP quien resuelve las solicitudes de incorporación a su trabajo”.

El comunicado agrega que fueron las orgánicas de la rama de vigor, CONFENATS,  FENATS  Unitaria,  FENTESS  y  FENATS Doméstico, que solicitaron la revisión de la permanencia de la Fenpruss,  “en  este  debate,  las  organizaciones  integrantes  de  la  MSP reconocieron  el  aporte  realizado  por  la  FENPRUSS  y  sus  dirigentes/as  al  trabajo  de  la  MSP,  así  como  el respeto pleno a las definiciones tomadas en el seno de su organización. Asimismo, y en concordancia con los criterios de integración  de  la  MSP ratificados por  el  conjunto  de  las  organizaciones, dieron  cuenta, por  mayoría  de  sus integrantes, que  la decisión  de  desafiliación de  la  CUT informada  por  la  FENPRUSS, ponía  a  esa  organización fuera de los marcos de participación concordados”.

Máquina del oficialismo

A pesar de que no se contaba con la expulsión de la Fenpruss de la Mesa del Sector Conocido, para los dirigentes no fue una gran sorpresa la osadía tomada en la sesión de este miércoles, oportuno a que esto respondería a “un actuar constante de una mayoría que conduce a la CUT, que es funcional al gobierno”, señala un dirigente de la Mesa.

Desde las asociaciones que respaldaron a la Fenpruss aseguran que “hubo una discusión previa de los partidos que controlan la Central”, lo que habría quedado evidenciada en “una acción concertada entre el PC, el PS y la DC” en la reunión de la Mesa del Sector Sabido, que terminó expulsando a la Fenpruss en una estrecha votación de 8 en contra y 7 a cortesía de su permanencia.

La misma unión de profesionales universitarios de la sanidad señala, en su comunicado sabido, que hubo una infamia impulsada por “dirigentes sindicales del Partido Comunista, en  particular por Carlos Insunza -PC-, presidente de la ANEF”, lo cual habría sido “avalado por Bárbara Figueroa”, presidenta de la CUT.

Ximena Aguirre, directora doméstico de la Anef, miembro de la llamamiento “disidencia” de los funcionarios públicos explica que “nosotros no fuimos convocados a ningún directorio en donde en la tabla se haya tratado este tema”, esto a pesar de que Insunza, habría argumentado en la votación en la Mesa del Sector Notorio que la determinación de su estructura fue definida en una sesión de directorio.

Según Aguirre, la salida de la Fenpruss asegura a “una operación política liderada por los militantes de partidos de gobierno”, quienes buscarían “debilitar la organización del sector público”, en traza de las próximas negociaciones. “Es una pésima señal política de las organizaciones sindicales, y eso es lo que hemos ido denunciado, que las cúpulas de los partidos operan de forma antidemocrática para debilitar a nuestro sector”.

Insunza asegura que las declaraciones de la Fenpruss y otros sectores de la ANEF no tienen pretexto y que la misma Fenats respaldó los requisitos establecidos. Agrega que no es necesario “abrir debates artificiales que no tienen que ver con la realidad” y que “no es ni prudente, ni necesario responder a acusaciones de este tipo”, ya que la CUT y la Mesa cuentan con distintas afiliaciones políticas.

El presidente de la Anef agrega que entiende que en la Fenpruss “puedan estar molestos con la situación, pero el debate ayer en la mesa fue absolutamente razonable” y corroborar que las críticas “no tiene sustento alguno, yo he trabajado durante años con ellos”.

Mal pie para la negociación

Desde la Mesa del Sector Sabido aseguran que esta determinación les genera una desventaja, conveniente a que la Fenpruss era una de las organizaciones que más funcionarios movilizaba y generaba presión en el ámbito de las negociaciones, encima de que era Gabriela Farías, su presidencia, quien llevaba la conducción del espacio, en el ámbito de la negociación.

Para Esteban Maturana, presidente de la Confusam, el panorama es preocupante, porque ésta será “una de las negociaciones más complejas de los últimos años, porque es un año electoral. Nosotros sabemos que por parte del Gobierno van a atrasar la negociación lo más posible, hasta después de las elecciones”, es por esto que esta mengua los dejaría en una cachas desventaja frente “a la visión tecnocrática de Valdés -ministro de hacienda-, aunque hay sectores del gobierno que no van a estar disponible a darle todo el piso”.

Maturana asegura que esta expulsión aporta al “mayor debilitamiento de la Mesa del Sector Público, una de las más importantes y poderosa que tiene incidencia movilizadora (…) el Gobierno debe sentir mucha alegría ante esta señal de debilitamiento”.

Por otra parte, Carlos Insunza reconoce que “no es una buena noticia que se desafiliaran de la Central, por medio de una decisión de una organización autónoma”, pero asegura que esto no afectará en el proceso de negociación, ya que “es evidente que el sector público sigue siendo una fuerza importante entre los trabajadores”.

loading...