Traje a la medida: Senado aprueba límite a la reelección sin retroactividad y reforma terminará en comisión mixta

0
105

Posteriormente de abriles de retraso legislativa y tras una serie de postergaciones en estas últimas semanas, finalmente el Senado aprobó poner término a la reelección, pero rechazó la denominada retroactividad, despachando así un “traje a la medida” para los actuales parlamentarios que esta caminata votaron el esquema y que así quedan con el camino desenvuelto para presentarse en los próximos comicios.

Fue una excursión maratónica, que estuvo marcada por una larga antesala de horas que los senadores dedicaron a discutir el tema de las eventuales inhabilidades y los procedimientos de la votación en particular, en una señal de que no había ningún apuro por sacar delante la norma.

El primer resultado fue de 35 votos a valenza, 7 en contra y 1 renuncia a merced del divisoria a la reelección de autoridades electas.  En contra votaron los UDI Juan Antonio Coloma, Jacqueline van Rysselberghe, José Durana y Alejandro García Huidobro, adicionalmente de Juan Pablo Letelier (PS), Jorge Pizarro (DC) y Jorge Soria.

Luego caldo el punto candente de la tabla, la retroactividad, un punto que afecta directamente los intereses de varios de los parlamentarios que debían pronunciarse y que de aprobarse les impedía competir en las elecciones del 2021. Se trataba de una votación que requería un quórum de 3/5 (vale asegurar 26 votos), y finalmente hubo 22 a beneficio, 7 en contra, 12 abstenciones, 1 inhabilidad, y un senador que no votó.

Así, posteriormente de ser aprobada por los 2/3 de la Cámara de Diputados hace casi ocho abriles, el esquema sigue esperando porque ahora deberá retornar a la Cámara Quebranto para luego ser zanjado en Comisión Mixta.

Arduo debate

La sesión estuvo marcada por la infamia de algunos de los parlamentarios incumbentes que  optaron por apartarse o inhabilitarse, una forma estafa de rebotar la retroactividad, dificultando así obtener al puertas de los 3/5 de los votos requeridos.

De hecho, la discusión sobre las inhabilidades se tomó toda la antesala de la votación, en un debate donde los parlamentarios incumbentes hicieron equivaler su posición. En el debate, el secretario del Senado Raúl Guzmán señaló que no hay inhabilidades para elegir el remate a la reelección y puso como ejemplo lo ocurrido en el debate de la dieta parlamentaria, donde los parlamentarios se pronunciaron, siendo incumbentes.  “No puede haber un ejemplo más claro” dijo Guzmán, sin bloqueo finalmente los senadores optaron por otra interpretación.

Así lo dejó en claro el senador PS Juan Pablo Letelier, quien planteó que “la inhabilidad, según el reglamento, es decisión personal de cada uno de los parlamentarios”.

A la hora de las fundamentaciones, no corrieron los colores políticos. En la ex Nueva Mayoría hubo voces críticas alrededor de el esquema: uno de los primeros en intervenir fue el senador José Miguel Insulza (PS), quien anunció su contención señalando que “la gente tiene el derecho a elegir al representante, aunque lo haya elegido 5 veces”. En la misma partidura, Jorge Pizarro (DC) calificó de “error” el esquema, porque “es la gente la que tiene que decidir” y argumentó que “si alguien lo ha hecho bien ¿por qué no reelegirlo?”.

El expresidente del Senado, Jaime Quintana (PPD) asimismo cuestionó el plan y sostuvo que “no es la tónica que se limiten las postulaciones a alcaldes y parlamentarios y eso ocurre en la mayoría de los países”.

Al contrario, el senador independiente por Antofagasta, Alejandro Guillier, se sumó a aprobar el plan bajo la consigna de que  “hay que hacer el gesto, los chilenos requieren de señales de generosidad”.

En la bancada socialista, en tanto, los senadores Carlos Montes, Isabel Allá y Alfonso de Urresti se mostraron a merced del esquema. Juan Pablo Letelier, sin confiscación, votó en contra, a posteriori de un “tiempo de reflexión”. Su argumento fue que “uno en estas materias debe tener convicción de principios”.

En la DC, en tanto, mientras Pizarro votó en contra, sus colegas Francisco Huenchumilla, Carolina Goic, Yasna Provoste y Ximena Rincón apoyaron.

En la otra camino, el RN Francisco Chahuán, quien como diputado presentó en 2006 una reforma en esta radio, indicó que “es necesario actuar con principios” y votó a servicio de la iniciativa.

En la UDI no hubo postura conforme. Juan Antonio Coloma votó en contra al igual que la presidenta del gremialismo, Jacqueline van Rysselberghe. En tanto, Ena von Baer, Iván Moreira y David Sandoval lo apoyaron.

Otros introdujeron matices, como el senador Alejandro Navarro (PAÍS) quien anunció su voto a valimiento al igual que el senador Guido Girardi, pero se inhabilitaron en la retroactividad. Girardi estuvo en el ojo del huracán, por su disputa con Felipe Harboe quien acusó de activo sido sacado de la comisión de Constitución por su franco apoya este esquema que afecta directamente al senador por Santiago. Pero Girardi aprovechó la oportunidad de anunciar que no se va a repostular en la próxima votación senatorial “para ayudar a recuperar la confianza en la política”. “Estoy disponible para hacer la pérdida”, comentó.

La disputada retroactividad

La votación de la retroactividad partió con el voto a auspicio del RN Andrés Allamand, uno de los que se verá afectado con la norma. Pero luego el ex DC Pedro Araya se manifestó en contra con una intervención en defensa de la “irretroactividad” de la ley, apelando a argumentos del derecho que luego fueron “destrozados” por el PPD Felipe Harboe.

Mientras, el magallánico Carlos Bianchi anunció su inhibición -la carta temida por los parlamentarios a beneficio de la reforma- argumentando que la retroactividad es una infamia para sacar del camino a quienes están en el cargo. “Esto tiene nombre y apellido”, dijo.

En la misma tangente, Quintana señaló que esta norma “tiene un tufillo a buscar ganar por secretaría (…) no va a haber renovación de las caras, va a haber mucha sillita musical” y anunció su renuncia. Y Girardi reforzó la idea, ratificando su inhibición en la retroactividad. “Lamentablemente el proyecto va con nombres y apellidos, la renovación tiene que ver con las ideas y no en cuánto lleva una persona en el Congreso (…) las convicciones y los valores no necesitan leyes”, dijo. Otra PPD que se abstuvo fue la presidenta del Senado, Adriana Muñoz.

Antaño, en su intervención, Felipe Harboe se fue en picada contra quienes votan a auxilio de recortar la reelección, pero rechazan la retroactividad. “Esos argumentos no me los compro”, dijo, advirtiendo de paso que quienes se abstengan “van a votar en contra” por tratarse de una norma que requiere quórum. “Hay algunos que aprueban límite a la reelección para otros pero cuando tienen que aprobar norma que se les aplica a ellos… se abstienen, es decir rechazan porque esta norma requiere quórum. Podrían tener la valentía al menos de rechazar de frente”, dijo.

“No entiendo que alguien vote a favor la primera parte y vote en contra o se abstenga en la segunda, porque votar con letra chica o hacer traje a la medida es desprestigiarnos aún más”, complementó el Evópoli Felipe Kast, en todo un síntesis de lo que fue la trayecto de este martes en el Senado.