Un joven en México descubre que su novia era otaku y terminó con ella

0
67

Imaginen conocer a una chica con un rostro totalmente precioso, muy divertida, inteligente, famosa, que le gusten las caricaturas y le encante disfrazarse. Ah, y adicionalmente de todo eso, que acepte ser tu novia.

Suena como un sueño hecho verdad, ¿no? Bueno, pues todo eso es esta bella novato originaria de Monterrey, México, y estudiante en la Talento de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Nuevo Bizarro (UANL). Adicionalmente de inteligente, es hermosa y aunque suene como una contradicción, es una chica otaku a la que le gusta bañarse y encontrarse muy acertadamente.

Ella es Lisset Castro, quien se considera a sí misma una “química otaku”. Esto se debe a que combina su pasión por el anime, la civilización japonesa, los videojuegos y el cosplay con el estudio de las reacciones químicas.

Lisset disfruta vestirse como personajes de caricaturas y videojuegos, y en sus redes sociales publica videos luciendo sus disfraces, mientras va explicando datos y experimentos químicos muy interesantes. Esta chica otaku es toda una tiktoker con más de 365 mil seguidores.

A pesar de su belleza e inteligencia, Lisset sabe perfectamente que existen muchos prejuicios contra los y las otakus. Así que ella tenía diferentes cuentas de Facebook, una personal y otra dedicada a sus videos con cosplay.

Ella conoció a un pequeño, quien le pidió que fuera su novia, y ella dijo que sí. Sin incautación, un día su actor descubrió su otra cuenta. Él le dijo que era poco rara, pero Lisset le explicó que era una chica muy común, que por eso tenía dos perfiles diferentes y que cuando estuvieran juntos, ella no hablaría ausencia sobre esos temas tan kawaii.

El tipo no entendía cómo le podía probar hacer cosplay y al final de una muy breve conversación en Messenger, le dijo que mejor no quería ser su novio. Así de maleducado y cobarde. Aquí podrán ver a Lisset narrando esto con sus propias palabras.

Obviamente el tipo no tenía ni idea de lo que se estaba perdiendo, pues Lisset se ha convertido en toda una celebridad en las redes sociales. Aunque las explicaciones que da son muy interesantes y didácticas, principalmente lo que pasión la atención de sus videos son sus disfraces tan atractivos (que a ella le quedan muy acertadamente).

Para muchos varones sería un asombro que una mujer tan bella y divertida aceptara ser su pareja. Uno tuvo la oportunidad de convertirse en un hombre envidiado por todos, pero no la aprovechó. La verdad es que si no iba a querer suceder la tarde viendo maratones de anime y ayudando a Lisset con sus disfraces y experimentos, no se merecía tanta belleza.