Un oso, un tigre y una leona se hicieron amigos desde hace 15 años y nadie los puede separar

0
163

La naturaleza siempre nos pone el ejemplo de las maravillas que podemos obtener aunque parezcan imposibles. Si crees que no puedes ser amigo de una persona por su color de piel, porque luce diferente a ti o tiene un idioma diverso, estás totalmente errado.

En Atlanta, Georgia, un oso, una leona y un tigre se han convertido en los mejores amigos y con eso nos demuestran que nunca es inverosímil entablar una relación de amistad, aunque en apariencia seamos muy diferentes.

Los rescataron en 2001 del sótano de una casa y desde entonces viven juntos en un refugio para animales maltratados. Por increíble que parezca se han convertido en una comunidad. Se cuidan, juegan y se hacen cariños entre ellos.

El estado en el que los encontraron era lamentable, ya que sufrían de desaseo y desnutrición, pero felizmente pudieron reponerse en el refugio Arca de Noé, y desde hace más de 15 abriles que viven una vida tranquila y oportuno.

El oso norteamericano fue mojado como Baloo, Leo es una leona africana y Shere Khan es un tigre de cohete, y siempre están juntos a pesar de que son de especies diferentes y de que tal vez se esperaría que se pelearan entre ellos o ni siquiera se hicieran caso.

En el refugio se han convertido en un corro sólido, y todos están pendientes de los demás por si se encuentran en una situación difícil, y por supuesto, a la hora de los juegos están listos para participar y divertirse.

Lo dicho: la naturaleza siempre nos pone el ejemplo, así que no te dejes adiestrar por estereotipos o ideas absurdas, pues todos podemos ser amigos y llevarnos perfectamente. Piénsalo.