Un pequeñito de 35 años de edad demanda a sus padres para que le den manutención

0
149

El independizarnos es una parte esencial de nuestra sensatez como adultos; apañarse un empleo, retribuir una renta y comprar nuestras propias cosas es parte de la desarrollo social, aunque a algunos este deseo les llega más tarde que a otros, por eso es muy popular ver a personas de 30 y tantos viviendo con sus padres.

Lo de menos sería que vivieran con ellos y compartieran los gastos del hogar, pero algunos, como el hombre del posterior caso, sangró económicamente tanto a sus padres que terminó demandándolos por manutención, pues asegura no poder percibir el suficiente metálico para subsistir.

Aunque no se reveló el nombre del individuo por seguridad, se sabe que es un hombre italiano de 35 abriles que preceptor de música. El hombre acudió a la Corte Suprema de su país para exigir que sus padres le proporcionaran manutención, pues los 20 mil euros (más de 23,600 dólares) anuales que anhelo no le alcanzan para sostener su estilo de vida.

Hace cinco abriles otro sentenciador había colocado a los padres dar una mensualidad a su hijo, por lo que ya recibía 300 euros (poco más de 350 dólares). Sin secuestro, esta cantidad no era suficiente para proseguir sus deyección básicas, por lo que el bueno para falta regresó a demandar una cantidad viejo. Por fortuna, una nueva autoridad tomó el caso.

juez

María Cristina Giancola, jueza de la Corte Suprema de Italia, revocó el dictamen de la demanda y afirmó que el apoyo financiero de los padres a los hijos “no debe ser indefinido”, alegando que el hombre era lo suficientemente decano para rascarse con sus propias uñas, como miles y miles de jóvenes que viven en total independencia financiera.

Que reduzca sus ambiciones de adolescente… Seguramente encontrará una guisa de mantenerse a sí mismo.

– María Cristina Giancola, jueza de la Corte Suprema de Italia

En la sentencia, Giancola detallo los casos excepcionales en los que está correctamente que una persona reciba parné, como discapacidades físicas o mentales específicas. Fuera de estas condiciones, el apoyo financiero de los padres “no puede continuar indefinidamente”. Encima, la jueza fue tajante al explicar que las dificultades de encontrar un trabajo que cumpla con las expectativas profesionales y económicas de una persona no son excusa para solicitar una manutención.

caso cerrado

Así que, ¿cómo ven? ¿Creen ustedes que los padres deberían suministrar a sus hijos hasta que estos encuentren estabilidad económica? O tal vez piensan como la jueza; deberíamos establecer ambiciones profesionales realistas que podamos abastecer por nuestra cuenta. Dejen su opinión en los comentarios, nos interesa.