Una chica rifó un chivo para poder pagar su operación de riñón e Internet la ayuda

0
69

Una mujer de Ciudad Triunfo, Tamaulipas, México, realizó una dinámica para ocasionar fortuna económicos, ya que sufre una enfermedad, por lo que requería una operación de riñón que le costaba poco más de 2,200 dólares, así que echó mano de lo que tenía a su repercusión: un chivo.

A través de su cuenta en Facebook compartió lo que estaba haciendo, y la meta económica a la que debía salir, por lo que la publicación se hizo vírico de inmediato, adicionalmente de que no es muy popular participar en una rifa por un animalito como estos. El costo del boleto era de 2.50 dólares, aunque sólo puso a la cesión 100 boletos.

En cuestión de horas logró venderlos todos, gracias a la enorme décimo de la familia a través de redes sociales, pero todavía estaba muy allá de la meta, ya que lo obtenido por la rifa escasamente da cerca de 225 dólares, así que todavía le faltaban 2,000 para poder remunerar su operación.

Como sabemos, en ocasiones las redes sociales pueden ser un gran apoyo para personas que tienen alguna penuria, como el caso de carmen, ya que necesita cambiar los catéteres que tiene en los dos riñones, pues ya están próximos a caducar, y el no hacerlo pone en severo peligro su lozanía.

Por fortuna esta situación llegó hasta los directivos del mesa donde estaba recibiendo los pagos por los boletos de la rifa y decidieron cubrir la parte que faltaba, por lo que la cometido está completa y ahora esta damisela podrá aceptar el tratamiento que necesita. Por supuesto que estas historias nos llenan de esperanza.

Ya hablamos con ella y en breve estaremos canalizando el apoyo. Sabemos que siempre hay la oportunidad de hacer la diferencia para la vida de alguno y nuestro mejor deseo es que Carmen se mejore.

-Marcela Espinosa, directora de Sustentabilidad de Santander México

Las redes sociales se han convertido en un excelente medio para que casos de este tipo tengan una alternativa, y felizmente existen quienes las usan para hacer el acertadamente, y no sólo como un medio de diversión o para satisfacer el ego. Ahora sólo nos quedará irresoluto conocer poco importante: ¿Quién se ganó el chivo?