Una falsa noticia provoca que un pueblo entero se vuelque con un perro que creen sin dueño

0
515
loading...

Baloo, sentado frente a la casa de su antiguo dueño. (ZMEU.NET)

La franqueza de un perro con sus dueños nunca deja de sorprender… e incluso puede dar sitio a equívocos, como ha ocurrido estos días en la pueblo rumana de Malu Mare, donde medios locales e internacionales se han hecho eco de la supuesta historia de un perro que “esperaba triste en la puerta de la vivienda de su dueño, fallecido hace cinco abriles”. Poco que no es así, según ha aclarado la presente dueña del can.

La falsa historia, recogida en un inicio por medios locales, ha traspasado fronteras y ha conmovido a la red esta semana. Los habitantes de Malu Mare cuentan que llevan viendo al perro sentado y casi inmóvil frente a la puerta de la casa, vacía, de quien fue su dueño. La dueña ha contado en Facebook que, efectivamente, el perro acude a diario a la puerta del antiguo dueño. “Es mi padre y como Baloo (nombre del perro) tiene mucho tiempo libre, suele ir a diario a su puerta. Eso no quiere decir que no tenga dueño. No sabía lo que pasaba. Me sorprendió ver a tanta gente estos días llevándole comida y algunos intentando llevarlo a su casa… hasta que conocí la noticia que circulaba por internet”, relataba recientemente Alina Si Mihai.

Los vecinos han estado llevando comida al animal durante días hasta la puerta de la vivienda del padre de Alina. “La protege, no es agresivo ni ataca. Sólo no permite que nadie entre porque está esperando a que su dueño vuelva. Parece muy triste”, llegó a contar el corregidor de Malu Mare en televisión.

Muchos han creído ver en su historia la del popular Hachiko o a la que en 2014 conocimos en Cochabamba, donde un perro callejero no dejaba el ocupación donde su dueño había muerto en contratiempo de tráfico cinco abriles antaño. Sin secuestro, en esta ocasión, no era el caso.

Previous articleO'Higgins ante Iquique y Wanderers frente a Antofagasta buscan su paso a final de la liguilla
Next article[VIDEO] Maximilian Scheib: El joven chileno que sueña con llegar al MotoGP