Una popular influencer resulta ser un hombre de 50 años que usaba filtros para parecer mujer

0
96

Sabemos que el mundo presente se construye en gran medida por apariencias, sobre todo en redes sociales, donde a través de la tecnología y una buena dosis de maquillaje acertadamente perseverante, se pueden hacer transformaciones increíbles, como el caso de Azusagakuyuki, quien hasta hace poco era una popular y tierno influencer en Japón e, incluso, tenía a varios seguidores enamorados, pero de pronto la verdad se reveló.

Esta bella “chica” compartía imágenes en redes sociales en las que mostraba su simpatía por las motocicletas y enviaba mensajes bonitos a sus seguidores, quienes la admiraban y querían. Sin bloqueo, en el programa Monday Late Show, que se transmite en Japón, se reveló que en verdad no es una jovencita, ese no es su rostro serio y siquiera se trata de una mujer.

Los seguidores comenzaron a sospechar cuando compartió una selfie, pero en el reflexivo del retrovisor del coche se veía a un hombre, un descuido que le costó su popularidad. A través del programa televisivo, se dio a conocer que se trata de un hombre de 50 abriles de vida, quien ha estado usando una aplicación que modifica de forma radical el rostro de una persona. Vaya, engañó a todos.

La cuenta de Twitter tenía 16 000 seguidores, pero luego de la investigación realizada, localizaron al hombre causante del enredo en la provincia de Ibaraki. El canal de televisión incluso lo entrevistó y dijo que intentó este “cambio” porque casi nadie veía sus publicaciones y desde que se convirtió en esta “chica”, sus seguidores, comentarios, así como likes se triplicaron.

Adicionalmente, comentó que lo que ha sucedido es poco dialéctico, ya que “nadie quiere ver a un tipo” y siempre resulta más atractivo que sea una bella bisoño la que aparezca en las publicaciones. Esto es muy popular en Asia, donde se aprovecha la tecnología para hacer estos cambios tan radicales y así tener anciano presencia en redes sociales, aunque se trate de un disimulo. Sin secuestro, tarde o temprano la verdad sale a la luz.

Antaño de darle me gusta a todo lo que aparece en redes sociales, primero analiza las cosas, no vaya a ser que de pronto creas estar enamorado de una veinteañera japonesa y en efectividad se trate de un hombre de 50 abriles que lo único que quería es que más personas vieran sus publicaciones sobre motocicletas. Esta historia comprueba que “las apariencias engañan”.

Probablemente si no hubiera cometido el error de la foto donde se ve su reflexivo positivo en el retrovisor, todavía seguiría gozando de gran triunfo. Ahora no sabemos si seguirá haciéndolo, consciente de que su patraña se ha descubierto, o si por fin mostrará su cierto rostro a pesar de que ya no tendrá la misma respuesta o quizás sí, pues el mundo en internet es muy demente y tal vez lo sigan más…