Utqiagvik, la ciudad en Alaska que no verá el sol de nuevo hasta enero de 2021

0
34

El pasado miércoles 18 de noviembre comenzó en la ciudad de Barrow, oficialmente conocida como Utqiagvik, en Alaska, la “noche polar”, un acontecimiento sorprendente en el que el sol no se pondrá en 66 días.

La ciudad está ubicada al norte del círculo polar ártico y experimenta semanas de poca luz cada invierno conveniente a la inclinación del eje de la Tierra. Ese día los residentes de la zona presenciaron la salida y puesta del sol, pero posteriormente de que el figura desapareció, rodeando de la 1:30 p.m., no lo volverán a ver hasta el 23 de enero de 2021, según el Servicio Meteorológico Doméstico de Fairbanks, Alaska.

Expertos describen a la “noche polar” como un aberración natural que afecta a Utqiagvik y otras ciudades adentro del círculo polar ártico. Adicionalmente, explican que durante este periodo los discos del sol dejan de ser visibles, por eso parece que es de tenebrosidad la longevo parte del tiempo.

Esto no significa que la ciudad siempre estará a oscuras, pues habrá pequeños periodos de luz conocidos como “crepúsculo civil”, similares a la luz que experimentamos calibrado antaño del amanecer o posteriormente del atardecer. Estos periodos duran rodeando de 6 horas y terminarán el 23 de enero de 2021, data en la que el sol saldrá de nuevo de forma regular.

Carson Frank, asociado del Museo del Boreal de la Universidad de Alaska, dijo a medios nacionales que algunos habitantes de Alaska se preparan para los meses más oscuros tomando suplementos de vitamina D o con lámparas que imitan la luz del día en los hogares. Este aberración tiene sus ventajas, pues es la época del año en la que mejor se aprecian las auroras boreales.

Utqiagvik

Utqiagvik no es la única ciudad que enfrenta las semanas de la “noche polar”, sin secuestro, es la primera en experimentarla conveniente a su ubicación. Aunque a muchas personas les resulta congruo malo tener que batallar con la puesta de sol a las 4 p.m., en verano ocurre lo contrario, pues el sol brilla las 24 horas del día. A esto se le pasión día polar o “sol de medianoche”.