Vacío de poder: discurso improvisado muestra al Presidente Piñera sin margen ante la grave crisis social

0
71
loading...

Un martes difícil vivió nuevamente el país, y en medio de este clima el Presidente Sebastián Piñera se dirigió al país, en un contexto de mucha especulación sobre si decretaría nuevamente Estado de Emergencia o incluso de Sitio. En el discurso, sin incautación, mostró improvisación lo que sembró más dudas que certezas para contener la moribundo crisis social que atraviesa el país.

Pasadas las 22:30 horas, flanqueado solo por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel y la vocera Karla Rubilar, el Mandatario dio un mensaje, en el que solo ofreció 3 grandes acuerdos: por la paz, por la rectitud y por una Nueva Constitución “dentro del marco de nuestra institucionalidad” con plebiscito ratificatorio, pero sin la figura de la Asamblea Constituyente que la concurso le exigió horas antiguamente en una inédita testimonio conjunta.

El Presidente habló posteriormente de una caminata de Huelga Genérico convocada por la Mesa de Pelotón Social que contó con multitudinarias marchas en distintas ciudades del país. Sin bloqueo, la masividad de la protesta dio paso a una serie de escenas de caos, porque con el valer de las horas se registraron hechos de violencia en distintos puntos del país, con ataques a instalaciones públicas y privadas, saqueos, ataques a instalaciones militares como el Cuartel Nº 2 de la Escuela de Ingenieros Militares San Antonio  y otro incendio de una iglesia, como el registrado en la Veracruz del Arrabal Lastarria.

Pasadas las 20 horas, Piñera decidió retornar de improviso a La Moneda, donde no se le veía desde el viernes, porque ayer se reunió en privado, en su residencia, con los expresidentes Eduardo Frei y Ricardo Lagos Escobar y telefoneó a Michelle Bachelet, quizás en sondeo de consejo en medio de sus difíciles días.

En Palacio, se reunió de emergencia con el ministro de Defensa Alberto Peso, quien llegó momentos antaño, y los titulares de Interior, Gonzalo Blumel y de Gobierno, Karla Rubilar, por lo que se esperaba algún anuncio de parte del Gobierno. El nivel de curiosidad era tal que incluso se especulaba con la dorso de un estado de excepción, ahora en esta cuarta semana de estallido.

Pero no hubo anuncios. “Hoy hemos vivido una nueva jornada de violencia y destrucción”, partió diciendo el Presidente, para luego concentrarse en dar un mensaje a todas las fuerzas políticas.

“Hoy es tiempo de unidad, tiempos de grandeza, por eso tenemos que hacernos el firme propósito de que esta situación tiene que terminar ahora”, dijo el Presidente en La Moneda.

Acto seguido, Piñera pidió dejar de flanco “las pequeñeces y miserias” y planteó 3 “grandes acuerdos”: por la paz, que fijó como prioritario; por la equidad; y por una Nueva Constitución.

Sin confiscación, esta fórmula no es muy distinta a la planteada el domingo pasado, porque habló que debe ser “dentro del marco de nuestra institucionalidad”. Añadió la alternativa del plebiscito ratificatorio “para que los ciudadanos tengan la última palabra”. Sobre la Asamblea Constituyente, que exige la concurso -desde el DC hasta el Frente Amplio- no hubo palabras.

Piñera todavía se concentró en temas de seguridad. “Hemos decidido abrir la posibilidad de integración de carabineros y PDI a todas las personas que haya tenido retiro reciente y servicio destacado. Pero eso no es suficiente”, dijo para acrecentar la dotación policial, fatigadas a posteriori de casi un mes de movilizaciones. De paso, anunció querellas por Ley de Seguridad del Estado contra aquellas personas que hayan “incitado, promovido o ejecutado” actos de violencia.

loading...