Van Rysselberghe: "La UDI no tenía recursos ni siquiera para pagar la luz"

0
292

Jacqueline van Rysselberghe confirmó lo que ya había trascendido este sábado, su decisión para competir por la presidencia de la UDI.

En entrevista con La Tercera, la senadora declara que “a posteriori de haberlo pensado proporcionado tiempo decidí responsabilizarse el desafío de poder representar a la UDI desde su presidencia y competir”.

En el partido, fijaron el 26 de noviembre como la momento en que celebrarán los comicios internos. Para van Rysselbergue “a la UDI le va a hacer muy bien un proceso de competencia interna porque les va a dar la importancia necesaria a los militantes”.

En cuanto a la motivación que llevó a decidirse por postular a ser la timonel del gremialismo, explica que “lo que se requieren son liderazgos claros, potentes, coherentes, que permitan retornar a reposicionar a nuestro partido en el sitio de defensa de la clase media”. Añade que se debe “rescatar esa defensa que nace de las necesidades de las personas más que de defensa de los modelos que hoy día ha empañado un poco la visión general”.

Consultada por la crisis del partido, sostiene que “el país cambió demasiado rápido que perdimos de audiencia a las personas y se empezó la defensa del maniquí por el maniquí.  Eso desdibuja la búsqueda de la probidad social, que es la colchoneta de la meritocracia en la cual creemos”.

Respecto a los casos de financiamiento irregular en el interior de la UDI, prefiere no escudriñar en el tema y señala que “ya se hicieron los reconocimientos institucionales que corresponden, la justicia está funcionando y creo que eso es un proceso que ya está en curso”.

Van Rysselbergue podría ser la primera presidenta de la UDI.  “Ser mujer es una característica distinta a las presidencias anteriores, pero no es la única distinta, asimismo hay otras. Yo no solo soy mujer, sino que, adicionalmente, soy de región y eso hace que uno tenga una vistazo distinta”, comenta.

Pero la ex alcaldesa de Concepción ha aparecido al ruedo en los últimos meses por la denuncia de sobresueldos durante su administración. Al respecto, dice que “me han acusado de un millón y medio de cosas, dudo que haya alguien a quien le hayan hecho tantas acusaciones como a mí. Lo que pasa a ser una ventaja, porque ya no me pueden acusar de mucho más”.

No va a ocurrir procesos judiciales abiertos, porque en uno la fiscalía va a desistir y en el otro no hay falta destapado, porque es un perjurio que cometió una persona que, hasta donde tengo entendido, se fue del país”, añade sobre la posibilidad que su candidatura se vea empañada por procesos judiciales pendientes.

Felipe Ward y Jaime Bellolio son, hasta ahora, sus contrincantes en las votaciones del 26 de noviembre. El diputado Bellolio ya ha señalado que su intención es alejar al partido de la figura de Egregio Pinochet y congelar la militancia a quienes hayan incurrido en financiamiento irregular.

Van Rysselberghe, en cambio, no cree en estas medidas, y dice despabilarse “un proyecto un poco más inclusivo”. Explica que “en la UDI cabemos todos, nosotros no podemos desconocer nuestro origen. La UDI nació en el Gobierno de Pinochet y en la UDI hay mucha parentela que trabajó durante el Gobierno

Respecto al congelamiento de militancias, dice que “existe el Tribunal Supremo que puede sancionar y me parece a mí que es sano que exista un organismo independiente a las directivas que sea quien tome estas decisiones. Si de mí depende, eso hay que mantenerlo en esos términos”

Sobre la crisis del partido, comenta que ha sido un periodo muy difícil, donde incluso “hubo momentos en que la UDI, producto de todo este escándalo, no tenía fortuna ni siquiera para enriquecer la luz”, pero cree que poco a poco eso comienza a decidir detrás y se muestra eufórico de cara a las elecciones municipales.

Van Rysselberghe se ha mostrado abiertamente en contra de la eutanasia, el monstruo y el casamiento marica. Allá de creer que eso pueda perjudicar a la UDI, señala que adentro del partido se necesita un liderazgo que incluso quiera presidir la Comisión de Derechos Humanos “aunque a la izquierda no le guste”.

“Hay que ser fuerte para poder idear posiciones distintas, eso es lo que ha caracterizado a la UDI (…) los derechos humanos no son patrimonio de la izquierda. Me siento representada por la defensa de los derechos humanos y, por lo tanto, no tengo ningún impedimento para poder dirigir esa comisión y creo que eso hoy a la UDI le hace error”, dice.

Respecto a las presidenciales, su idea es que la UDI  presente un candidato propio, sin confiscación, advierte que “hay que reconocer que Piñera hoy es la persona que está mejor posicionada en las encuestas y eso no lo ha puesto la UDI, sino que lo puso la gente”.

“Me la voy a jugar por quien pueda ganar la próxima elección presidencial, porque lo peor que le podría pasar a este país es un nuevo Gobierno de la Nueva Mayoría” , sentencia.

Fuente:T13.cl