Vecinos crean su propio bar entre sus jardines para respetar el distanciamiento social

0
128

Para distraerse y producirse un buen momento sin dejar de costado esas horizontes a tragar un trago con los amigos, este par de vecinos construyó su propio espacio acordado en la cerca que divide sus jardines, para así recrearse de la vida sin dejar de seguir las medidas preventivas dictadas por el distanciamiento social en el Reino Unido.

Chris y Abbie Courtney empezaron bromeando con crear su propio bar en el parterre, ya que están obligados a permanecer en casa, pero no sólo eso, sino que les pareció una buena idea compartirlo con sus vecinos Nichola y Marc Lewis, y de pronto pensaron que era el momento de hacer efectividad ese plan en conjunto con sus amigos y así suceder mejor la cuarentena, con creatividad.

La pareja tenía madera en su parque, que había ido reuniendo con el paso del tiempo, así que nulo más faltaba poner manos a la obra y, eso sí, respetar la sana distancia, por lo que Chris colocó unos indicadores a entreambos lados de los jardines para prolongar dos metros entre los “asistentes” al bar y cerciorarse de que no haya peligro de contagiarse con el coronavirus.

Sólo queremos hacer reír a la gentío y divertirnos. Se trata de amistad y inclinación por nosotros, y de estar en contacto con nuestros seres queridos. El bar está libre las 24 horas del día y no costó falta construirlo. Más que ausencia, es divertido y excelente para nosotros porque tenemos poco que esperar cada tenebrosidad. Siempre estará allí ahora y los memorias permanecerán con nosotros.

¿Cómo sabes que tus vecinos no son amables? Ahora es el momento de opinar ‘tomemos un trago encima de los muros. Quememos los puentes’. Mientras podamos hacer sonreír a la parentela, no nos importa, estamos felices.

—Abbie Courtney

La idea de tener el bar surgió desde 2017, y aprovechando que están en casa se pusieron a construirlo para concretar ese sueño, y es que sólo en cinco horas Chris lo tenía diligente. Su vecina labora en un hospital, así que incluso lo construyeron para que pueda relajarse y copear un trago luego de sus jornadas de trabajo, por lo que está igual de emocionada que sus amigos.

Regresamos a mi ciudad originario cuando estaba grávida en 2015 e instantáneamente nos llevamos aceptablemente con los vecinos, pero positivamente no socializamos con ellos hasta finales de 2016, porque mi cónyuge y yo trabajamos acullá. Dijimos ‘sabes qué, en efectividad deberíamos doblar nuestra cerca para que, si alguna vez los niños están en la cama, podamos tomar unas copas y socializar sobre la cerca’. Cuando supimos que el falleba definitivamente estaba en camino, sabíamos que necesitábamos hacer poco. Lo retrasamos hasta que dije ‘correctamente, vamos. Hazlo ahora’.

Conseguí que mi consorte lo hiciera y lo mejor es que no me costó ni un centavo. Mi consorte es un acumulador y tenía todos los tablones de madera. Renovamos nuestra casa, por lo que teníamos sierras y todo. La hija de ocho abriles de nuestro vecino diseñó el placa y lo hicimos. Ya teníamos la pintura. Ese fue su trabajo de educación en el hogar, fue brillante.

Las familias ahora tienen un atún espacio en sus jardines para convivir, lo mejor de todo es que ahora se ahorran una buena cantidad que antaño se gastaban en los bares, y encima tienen la tranquilidad de que sus hijos están en casa y los pueden estar vigilando a cada instante. Seguro estás pensando que tienes varios tablones de madera en el patio, ¡pues no lo pienses más!