Vendedor de elotes resbala, se lastima y pierde toda su mercancía; internet se une para apoyarlo

0
57

La comunidad en internet siempre se une frente a una desgracia, por lo que se han convertido en héroes de la vida verdadero. Así como tenemos a Los Vengadores o La Ligazón de la Ecuanimidad, ahora tal vez debemos llamarlos Los Internautas, un conjunto de héroes, por lo regular, anónimos, listos para entrar en entusiasmo cuando cualquiera está en problemas.

Un comerciante de elotes, platillo pintoresco en México, trataba de subir por una calle cuando resbaló, lo que hizo que el carrito en el que vende estas delicias terminará en el suelo. Encima de perder su mercancía, don Cayetano, como se le conoce a este hombre, sufrió algunas quemaduras al ser tocado por el agua caliente en la que mantiene los elotes.

Las cámaras de seguridad en la calle de la colonia Altamira, en Monterrey, Nuevo Bravo, captaron el momento de la desgracia y una mujer identificada como Abigail Olazaran compartió en su cuenta de Facebook lo que sucedió. Abigail responsabilizó a alguno que tiró agua con adulación a la calle, lo que ocasionó que don Cayetano resbalara.

De inmediato hizo el llamado para encontrar al comerciante de elotes y ayudarlo, porque la verdad es que las ganancias que obtiene en el día son lo único que tiene para engullir y cubrir sus deposición. Encima, el hombre sufrió quemaduras durante la caída. Por supuesto que los internautas no se iban a salir de brazos cruzados e iniciaron la búsqueda.

Las redes sociales empezaron a cansarse de mensajes para dar con la ubicación del tendero. Así fue como las hijas de don Cayetano, Gabriela y Elizabeth, se dieron cuenta de que lo estaban buscando, aunque igualmente alertaron de personas sin escrúpulos que estaban usando su nombre y dando números de cuentas bancarias para pedir donativos. Desafortunadamente, así como hay héroes, asimismo hay villanos.

Las hijas de este hombre se quedaron sin empleo durante la pandemia de covid-19, por lo que él se ha convertido en el sustento de su clan y al estar dañado, eso pone en graves predicamentos a toda la clan. Conscientes de esto, cientos de personas que viven en Monterrey han cooperado, ya sea con un dólar o un poco más, para que don Cayetano se recupere sin tantas preocupaciones.

Yo soy el único sustento de mi grupo por ahora, con la cesión de mis elotes. Por eso agradezco a toda esa clan linda que me está ayudando. No tengo cómo pagárselos.

-Don Cayetano a través de Facebook

La comunidad se unió una vez más y mientras algunos apoyaron para restaurar el carrito de los elotes, otros se ocuparon de las curaciones de don Cayetano y unos más aportaron para que tenga con qué sobrevivir mientras se recupera. Una representación cumplida más de esa masa de héroes anónimos. Ya lo sabes, si tienes problemas, has una publicación en redes sociales para que los internautas vengan a ayudarte.