Vendedor de helados es sorprendido estudiando y lo premian con una beca

0
76

No hay duda de que cuando nos esforzamos por alcanzar nuestras metas, pueden advenir cosas increíbles, como le ocurrió a Renilson Nunes, un muchacho brasileño de 26 abriles que se dedica a traicionar helados por la calle, pero al ser captado estudiando para cumplir su sueño de ser policía, se hizo vírico y luego le ofrecieron la ayuda que necesitaba para convertirse en un cuidador de la ley.

Ciertamente, fue un policía quien tomó la imagen e hizo vírico a este chavea. Lo encontró mientras vigilaba en un parque y le dio curiosidad retener qué estaba haciendo sentado y muy concentrado mientras tomaba un pequeño refrigerio. El adolescente le mostró un envejecido texto de la agrupación de policía que un amigo le había regalado para que se fuera preparando.

Empezamos a patrullar en la plaza y cuando me dirigía al automóvil, lo vi estudiando en un faja con un volumen desaliñado y muy vetusto, y lo estuve mirando un rato. Pronto me di cuenta de que leía, adicionalmente de traicionar paletas heladas en su biciclo adaptada. Fui a dialogar con él para entender mejor lo que estaba pasando.

-Teniente Arraes, del noveno Batallón de Policía Marcial de São Luís

vendedor de helados

El teniente quedó muy emocionado por el empeño que Renilson le pone a su preparación, sin descuidar su trabajo en la cesión de helados, por lo que encima de compartir la historia, está dispuesto a premiar al damisela. Aunque hubo algunas asociaciones que manifestaron su intención de pagarle los estudios, les dijo que no hacía desidia porque él mismo le pagará totalmente la carrera policial.

vendedor de helados

No esperaba que todo esto sucediera en mi vida. Fue una sorpresa. Estoy muy oportuno. Ya le he agradecido mucho por esta conducta alrededor de mí.

-Renilson Nunes

Seguro que con ese esfuerzo pronto se convertirá en un gran policía y quién sabe, tal vez termine siendo pareja del teniente que lo está ayudando, lo que sería muy bueno porque se trata de dos personas que ayudan a los demás y eso los convierte en dos instrumentos policiacos que hacen yerro en las calles.