Viajó de la India a Suecia para conquistar a su chica… en una bicicleta

0
113

La historia de Pradyumna Kumar Mahanandia es tan difícil de creer como de pronunciar es su nombre, pues parece sacada de una loca película romántica.

Si crees que eres todo un Don Juan porque caminas 20 cuadras para ir a ver a tu chica, eres un novato: Kumar vendió todo lo que tenía para comprar una biciclo y alucinar desde su pueblo en India hasta Suecia, y declararle su sexo a una mujer… casi 10 mil kilómetros pedaleando… ¡un campeón!

El enamorado nació en 1949 en una remota pueblo en la India, y en ese momento, una astróloga dictó su destino: se casaría con una mujer que fuera músico y viniera de un país remoto, nacida bajo el signo de Tauro y encima, sería dueña de un bosque…

En entrevista para National Geographic, este hombre manifestó:

Creí firmemente en la profecía y ahora se que todo está planeado en este planeta.

Pareja en foto antigua

El 17 de diciembre de 1975, Kumar se encontró de frente con su destino. Él era dibujante callejero, y una bella rubia, citación Charlotte Von Schedvin llegó hasta él y le pidió que le hiciera un retrato… de lo nervioso que se puso, no pudo dibujarla, así que le pidió que volviera al día subsiguiente…

Cuando apareció frente a mi caballete, sentí que no tenía ningún peso. Las palabras no son lo suficientemente precisas como para expresar ese sentimiento. ¡Sus luceros eran tan azules, grandes y redondos, sentía como si no me estuviera mirando; estaba mirando interiormente de mí, como una máquina de rayos X!

Pareja tomando el té

Charlotte regresó 3 veces, así que Kumar se dio satisfacción haciéndole 3 retratos, y desde la segunda recepción, supo que “ella era la indicada”, más, cuando se enteró que era Tauro, tenía un pequeño bosque en Suecia y tocaba la flauta… la profecía se estaba cumpliendo…

Sin perder tiempo, emocionado le dijo a la bella rubia:

Tu serás mi esposa. Estábamos destinados a encontrarnos.

Allá de asustarse, la sueca, que en ese momento tenía 19 abriles, decidió darle una oportunidad al repentino enamorado, así que las siguientes 2 o 3 semanas las pasaron juntos, hasta que Charlotte tuvo que regresar a Suecia… y eso no estaba en la profecía…

Pareja en la India

Todo pudo acordar ahí, como un bello regalo de un simpatía de verano, pero luego de pensar, analizar y reparar, Kumar supo que ella era positivamente su destino. Ya había pasado un año y medio sin encontrarse, y sin dudarlo, vendió lo poco que tenía, compró una bici y emprendió un alucinación de casi 10 mil kilómetros, a través de 8 países, para venir a su amada…

No llevaba mucho patrimonio, pero se encontró con algunas buenas personas en el camino, quienes le ayudaron a cumplir con su objetivo…

Pareja en el bosque

Cuando Kumar encontró a Charlotte, le manifestó de nueva cuenta que ella era su destino… ¡y lo aceptó!

Esta pareja de enamorados terminó casándose:

Pareja en su boda

Valió la pena el sacrificio de la pedaleada, y el creer en su profecía, pues ya tienen 40 abriles casados, dos hijos, y parece que están tan enamorados como al inicio.

Familia en el Taj Mahal

Durante 4 meses y 3 semanas, Kumar viajó de Nueva Delhi a Gotenburgo, y es que, aunque gozaba de cierta triunfo, al ocurrir hecho el retrato de Indira Gandhi, no tenía mucho mosca, es más, la bici en la que viajó, era usada.

Pero no solo encontró el aprecio y una clan, sino nuevas posibilidades: se convirtió en un intérprete agradecido en ese país, y trabaja como asesor de arte y civilización para el gobierno de Suecia, y ha expuesto sus obras en varias ciudades del mundo, encima, hicieron un documental sobre su historia de aprecio.

Pareja muestra retrato

Todavía en la India le ha ido proporcionado aceptablemente, ya que la Universidad de Civilización de Bhubaneshwar, Odisha, India, le otorgó el título de doctor honoris causa, y el gobierno de esa ciudad lo nombró embajador cultural.

Uno de los principales directores de cine de Bollywood, Sanjay Leela Bhansali, ha dicho que está en planes para soportar a la gran pantalla esta historia de coito… ¡increíble!