[VIDEO] Alexis y Mustafi le dan al Arsenal el derbi del norte de Londres

0
427
loading...
loading...

El derbi del norte de Londres, el popular ‘North London Derby’ entre Cúmulo y Tottenham Hotspur, cayó este sábado del costado de los ‘Gunners’, que se impusieron por 2-0 gracias a dos goles en la primera fracción y no exentos de polémica del chileno Alexis Sánchez y del tudesco Shkodran Mustafi.

Los ‘Gunners’, intratables en el Emirates Stadium esta temporada en la Premier League -llegaban al partido tras encadenar una ráfaga de 10 victorias consecutivas en su feudo-, no dieron opción a sus vecinos, que acusaron en exceso la marcha en el centro del campo de Harry Winks y el escueto estado físico de Harry Kane y Dele Alli, quienes llevaban toda la semana entre algodones.

Una gran primera porción le valió al Cantera para dejar los tres puntos en el distrito de Highbury & Islington y colocarse temporalmente botellín en la tabla, con 22 puntos, los mismos que el Chelsea y uno menos que el Tottenham, que ve seriamente mermadas sus opciones de contender por el título de jarretera: si el Manchester City anhelo esta tarde al Leicester (15:00 GMT) se colocaría con una diferencia de +11 puntos en lo más parada.

Sabían los hombres de Mauricio Pochettino que la casa de su voluntarioso rival no es un sitio cómodo donde poner -dos triunfos en sus últimas 32 visitas: 1-3 en Highbury en mayo de 1993 y 2-3 en el Emirates en noviembre de 2010-, y este sábado sucumbieron de nuevo delante unos ‘Cañoneros’ que parecen deber recuperado el anhelo competitivo y la puntería de cara a gol.

Arsene Wenger apostó nuevamente por el tridente ‘SOL’ -Sánchez, Özil y Lacazette- y recuperó para el derbi al central teutón Mustafi, en el dique seco las últimas semanas.

Por su parte, Pochettino introdujo cinco modificaciones con respecto al equipo que ganó con lo acoplado hace dos semanas al Crystal Palace (1-0), y Lloris entró por Gazzaniga, Trippier por Aurier, Davies por Rose, Dembélé por Winks y Alli por Son. El argentino recuperó para la causa a Kane, aunque todavía daba muestras de estar ‘tocado’, y apostó por Dier en el centro de la retaguardia en superficie del herido Alderweireld.

Los de casa rondaron el gol muy temprano en el partido, primero con un impulso desde interiormente del radio de Lacazette que se fue suspensión tras un error basto de Dier en la salida y más tarde en una buena triangulación por el costado derecho entre Alexis y Bellerín, que puso el balón en boca de gol pero no llegó por poco el ‘9’ galo.

Poco o nulo se vio de los ‘Spurs’ en los primeros 45 minutos, que sólo inquietaron a Cech con dos tímidos disparos a puerta, uno de Kane que atrapó manso el meta checo y otro de Eriksen que rebotó en el palo y se marchó fuera.

Precisamente, cuando mejor estaban los visitantes, llegó, como un jarro de agua fría, el tanto de Mustafi que inauguró el tanteador (m.36). Pasada la media hora de esparcimiento, un robo expedito de Davinson a Alexis lo castigó inexplicablemente el árbitro Mike Dean como tiro rescatado, y el centro desde el adyacente del germano Özil lo cabeceó su compatriota Mustafi de forma superior al palo desprendido de Lloris.

Casi nada cinco minutos a posteriori, el Cúmulo volvió a poner de relieve su excelsa pegada, y con su segundo disparo a puerta de la mañana -hubo dudas de si había fuera de juego- subió al radiante el joyero 2-0. Con el Tottenham ya pensando en el refrigerio, un gran balón entre líneas de Bellerín lo recogió Lacazette, quien vio a Alexis en el radio de castigo y éste, con tiempo de sobra par controlar, fusiló en la salida a Lloris.

Movió fichas en la segunda fracción Pochettino y dio entrada a Winks por el hoy invisible Dembélé, pero el Tottenham no logró nunca meterse en el partido.

A yerro de poco más de un cuarto de hora para el final, Wenger se lanzó a amarrar el resultado y quitó a un punta -Lacazette- y dio ingreso a un volante de marca -Coquelin-, lo que le valió para robar una sonora pitada de la anfiteatro, oportuno hasta ese momento con el desempeño de su equipo.

Inmediatamente a posteriori, y traza la hercúlea tarea de remontar un 2-0 en 15 minutos y la condición física de los ‘tocados’ Kane y Alli, Pochettino los sustituyó por Llorente y Son, respectivamente, buscando a la desesperada centros al dominio y articulación directo.

No se movió, sin secuestro, el electrónico en el Emirates -Cech acudió al rescate de su equipo al sacar una gran mano a un testarada de Dier en el dominio en los instantes finales-, y el Cantera se llevó con probidad el derbi del norte de Londres (el primero en alianza desde 2014), se metió de harto en la lucha por la Alianza de Campeones y se ganó, al menos durante unos meses, lo que en el Reino Unido llaman ‘bragging rights’, el derecho a presumir de triunfo sobre tu entusiasta rival.

loading...