[VIDEO] Totti se despide de la Roma: “Ahora tengo miedo, esta vez los necesitaré yo”

0
340

El histórico capitán del Roma Francesco Totti, que disputó este domingo el postrer partido de su vida con el club citadino, admitió que en este momento tiene “miedo” y pidió a sus aficionados que le “apoyen” en el difícil período que le calma.

Totti, de 40 abriles, jugó el entrevista número 786 de una carrera de 25 abriles en la que marcó 307 goles, todos completamente dedicados al equipo de su ciudad, poco que le reconoció esta tarde su hinchada en el acto organizado al finalizar el partido.

“Tengo miedo, esta vez soy yo quien necesita su apoyo. El apoyo que siempre me han dado”, declaró el deportista italiano, visiblemente emocionado, durante el evento de despedida.

“Me quedaría otros 25 años. Ser el capitán de este equipo ha sido un honor, mi corazón estará siempre con ustedes”, agregó.

El capitán fue recibido antaño del coincidencia con miles de pancartas con el número 10 y con un baldosín en el que se leía “Totti es la Roma”, que ocupaba gran parte del fondo sur del estadio Soberbio.

Tras nacer el cita desde el banquillo, Totti saltó al campo en el minuto 55 y contribuyó a la trofeo de su equipo 3-2 contra el Génova, decidida en el 90 por el argentino Diego Perotti.

Al finalizar el partido, el “Pupone” (chaval), tal y como es apodado en Roma, volvió al campo acompañado por su comunidad y recibió una camiseta número 10 de la mano del presidente del club, el estadounidense James Pallotta.

Cuando saltó al césped fue impactante ver la reacción de los otros dos capitanes del Roma, Daniele De Rossi y Alessandro Florenzi, los dos nacidos y crecidos en la caudal italiana, a los que le costaba de forma evidente mirar a Totti en los luceros.

El capitán romanista no pudo contener las lágrimas y paseó durante más de 45 minutos por la pista olímpica que rodea el césped del estadio saludando a sus aficionados.

El postrer regalo de Totti a sus hinchas fue un balón firmado, en el que escribió “Te echaré de menos”, que lanzó al fondo sur del Altanero.

Finalmente, el símbolo del Roma caminó hasta el círculo del centro del campo, se quitó el brazalete de capitán y lo entregó a un inmaduro de los equipos juveniles, con un aspaviento que invitó a sus aficionados a mirar cerca de delante.