VIH también se dispara en sector privado: isapres registran mil casos nuevos por año

0
457
loading...

El final documentación de Onusida dejó a Pimiento como puntero: entre 2010 y 2016 los nuevos contagiados de VIH aumentaron 34%. Si se compara con la región, el panorama es desalentador. De los países que vieron crecer sus cifras, Pimiento se encuentra en el primer oportunidad.

El Servicio de Sanidad entregó más detalles e informó que el número de casos confirmados con VIH/ Sida en nuestro país aumentó en un 66% entre los abriles 2010 y 2016.

Esta efectividad se mantiene en el sector privado. Según un estudio realizado por la Asociación de Isapres para el período 2014-2016, la cantidad de pacientes asegurados que se incorporan a tratamiento contra el VIH está aumentando en cerca de mil cada año, llegando a 7.388 en total en 2016.

Lo precedente muestra un crecimiento de 19% por año, por encima del aumento a nivel doméstico de nuevos casos de VIH. Las cifras de las aseguradoras privadas muestran que entre 2014 y 2016 la cantidad de prestaciones otorgadas para tratamiento de VIH crecieron 64% y en 2016 fueron 187 mil las atenciones.

 Oleada transversal

En cuanto a la distribución de casos por sexo, según el referencia de las isapres, se observa que casi la totalidad de estos corresponde a hombres (96%), tendencia que se ha mantenido estable en los 3 abriles estudiados. De los 7.338 pacientes con diagnosis VIH/SIDA en isapres abiertas estimados para 2016, 7.049 casos correspondieron a hombres y 288 a mujeres.

En términos de crecimiento, el número de casos de hombres se elevó en un 41% (19% promedio anual) –en tilde con el total, dada la relevancia de los hombres–, mientras que el incremento femíneo fue de 37% (17% promedio anual), para el mismo período.

En cuanto a las edades, la longevo cantidad de casos de atención por VIH/SIDA en isapres corresponde al camarilla de entre 25 y 59 abriles. En 2016 ese segmento llegó a 59,4 por cada 10.000 beneficiarios en ese tramo etario.

La situación convierte al VIH en el problema de veterano consumición en isapres entre las coberturas del plan Auge, aunque el postrer decreto GES, firmado en marzo de 2016 –y que tiene vigencia hasta 2019– autoriza el tratamiento antirretroviral (TARV) una vez que los linfocitos CD4 alcancen niveles inferiores o iguales a 350 células por mm3, una razón que explicaría por qué no todos los diagnosticados en Pimiento tienen acercamiento al tratamiento.

Rodrigo Blamey, médico infectólogo de la Clínica Las Condes, trabaja hace 20 abriles viendo a pacientes infectados con VIH y asegura que los casos en absoluto se han detenido, sino que han ido constantemente al aumento. Tanto en su consulta de la clínica como en el Hospital del Salvador, donde igualmente trabaja, ha sido testificador de una oleada que crece sostenidamente en sus números.

“Si uno analiza la epidemia, es muy similar. No hace distinción por estrato socioeconómico ni en niveles educacionales”, señala. Blamey indica que en el Salvador notifican aproximadamente 32 casos nuevos al mes y en la mayoría no hay asombro, porque sabían que estaban expuestos al peligro. “La mayor parte de los casos son varones homosexuales, pero existe una pequeña proporción de heteros y mujeres. La mayor parte de los pacientes que están bien informados saben que tienen tratamiento y que nadie se debería morir de VIH, pero un par de pacientes llegan muy asustados aún”, dice.

Edgardo Margen, patrón del Programa Doméstico de Prevención y Control de VIH/Sida del Minsal, afirma que en el sector manifiesto la situación es similar. Hay decano número de nuevas infecciones entre los 20 y 29 abriles. “Y si amplías el rango etario, el que lo continúa es de 30 a 39”, dice , a la vez que señala que, en cuanto a nivel educativo, la enfermedad siquiera discrimina. “Está presente en todos los niveles educacionales, por lo tanto, independientemente de los niveles de conocimiento, esto hace preguntarse por qué que ha habido una normalización de la epidemia”.

Costo privado

La situación convierte al VIH en el problema de decano desembolso en isapres entre las coberturas del plan Auge, aunque el postrero decreto GES, firmado en marzo de 2016 –y que tiene vigencia hasta 2019– autoriza el tratamiento antirretroviral (TARV) una vez que los linfocitos CD4 alcancen niveles inferiores o iguales a 350 células por mm3, una razón que explicaría por qué no todos los diagnosticados en Pimiento tienen golpe al tratamiento.

Las isapres detallan que, al descomponer el desembolso GES, se observa que el aumento de este proviene de un incremento del número de pacientes (19% promedio anual) más que de una ampliación del desembolso promedio por paciente (2% promedio efectivo anual). Ese posterior porcentaje alcanzó los $ 5,5 millones de pesos anuales en 2016. Ese mismo año, este compra correspondió a un 20% del suscripción total que hicieron las Isapres por concepto de GES; es sostener, el 1,7% del total de pacientes GES.

Rafael Caviedes, presidente de la Asociación de Isapres, señala que en Pimiento ha habido desliz de políticas públicas para evitar que los contagios asciendan. “Chile es uno de los pocos países del mundo que ha mostrado un aumento en la tasa de prevalencia. En todos los países el contagio y el riego de Sida está controlado, especialmente en países africanos. Cuando revisamos este año las cifras y las comparamos con los años anteriores, el resultado nos parece extremadamente alto. Algo ha fallado en la consciencia que tiene que tener la población”, plantea Caviedes.

El consumición entre 2014 y 2016 aumentó 47% actual, superando los $39 mil millones el año pasado.

loading...