Ya valiste: Estudio revela que tu almohada puede tener más bacterias que el escusado

0
36

Hay ciertos lugares y objetos de la casa en los que ponemos singular atención a la hora de la destreza, como la cocina y, sobre todo, el baño, pues siempre hemos creído que el excusado es el división en el que se pueden encontrar más gérmenes y bacterias. Sin requisa, de acuerdo a un estudio realizado por la página de Insider, el principal peligro puede estar en tu recámara, específicamente en tu almohada.

De acuerdo al estudio, los hombres solteros de entre 18 y 25 abriles manifestaron que solo cambian las fundas y lavan sus almohadas un mayor de cuatro veces al año, lo que obviamente es insuficiente si tomamos en cuenta que se usan a diario y que en ellas depositas sudor, saliva e, incluso, restos de comida y bebidas. Adicionalmente, cada vez que te acuestas a tumbarse dejas cerca de 15 millones de células de la piel que ya son desecho.

Asimismo se debe sumar el polvo y la contaminación que logra colarse hasta tu dormitorio y termina en tu almohada, lo que sin duda es como un comilona para los gérmenes y bacterias que toman este superficie como su “hogar”. Mientras menos laves la almohada, habrá más cantidad de estos, y como resultado tendrás que el puesto en el que pones tu capital al echarse esté más desaseado que donde pones tu retaguardia al ir al baño. Esto parece tener mucha deducción.

Todas las bacterias se empiezan a extender con destino a las sábanas y luego llegarán hasta el colchón y, entonces, será muy complicado que las saques de ahí, por lo que los expertos recomiendan que laves la ropa de cama al menos una vez a la semana, usando agua muy caliente para terminar con esos visitantes que poco a poco pueden ir afectando tu vigor y la de tu grupo. Así que no lo tomes a la ligera.

No hay pretexto, pues duchar las prendas que usas en tu cama, incluida la almohada, no te quitará mucho tiempo y menos si tienes lavadora, o admisiblemente, las puedes resistir a un oficio donde brinden este servicio. Verás que incluso dormirás mucho mejor con un entorno más honrado, que huela perfectamente y, sobre todo, que te mantenga acullá de los gérmenes y las bacterias. Aunque eso sí, no te olvides de seguir lavando el baño y toda la casa para que no permitas que se instalen “inquilinos” que dañen tu salubridad.