Youtuber construye auto a control remoto más rápido que un Tesla Roadster

0
56

¿De verdad puede un trebejo ser más rápido que uno de los automóviles comerciales más veloces? Esa fue la pregunta que se hizo el youtuber Sean, y posteriormente de destrozar muchas piezas de carros a control remoto en pruebas, al final respondió con un concluyente: claro que sí.

Una de las características más aclamadas y presumidas del Tesla Roadster es su impresionante apresuramiento de cero a 100 kilómetros en 1.9 segundos. Efectivamente es una marca asombrosa, pero este carrito eléctrico de cacharro, construido por Sean del canal de YouTube Engineering After Hours, logró vencerlo en una carrera.

Este youtuber perfeccionó el diseño de un pequeño coche a control remoto para que fuera capaz de obtener la misma apresuramiento del Tesla en beocio tiempo. Fue un auténtico liza digno para un ingeniero habituado y Sean se inspiró en el Brabham BT46 para conseguir la decano celeridad.

En 1978, el diseñador de automóviles Gordon Murray, creador del McLaren F1, colaboró en la fabricación de un transporte de carrera que utilizaba ventiladores de chorro con el objetivo de presionar el carro alrededor de el suelo y así aumentar la tracción y velocidad. El Brabham BT46 fue conocido igualmente como el “Fan Car” y ganó el Grand Prix de Suecia antiguamente de ser retirado de las competencias.

Sean ya contaba con los motores eléctricos necesarios para que los neumáticos de su pequeño transporte a control remoto giraran a 5042 revoluciones por minuto. Sin bloqueo, era demasiado trivial y no había suficiente tracción de las ruedas en el pavimento.

Este pequeño usó la misma idea del “Fan Car”, pero trató de simplificarlo en costos y tamaño, por lo que le añadió un par de ventiladores de chorro a su maniquí. De esa forma logró acercarse a las dos unidades de fuerza gravitacional que necesitaba para aumentar al mayor la apresuramiento.

Posteriormente de varios ajustes y bastantes piezas destruidas de su coche de trebejo, este maniquí a escalera superó la marca del Tesla Roadster, consiguiendo una velocidad de cero a 100 kilómetros en tan solo 1.73 segundos.

Sean incluso menciona que esta celeridad puede mejorarse en el futuro, pues en el inicio, el carrito de artefacto experimenta unos extraños temblores que lo entorpecen un poco. En cuanto descubra la alternativa a ese problema podría ser más veloz.

¿Se imaginan ver una carrera de autos reales y que de pronto algún ponga a este pequeño coche en la pista y los rebase a todos? A continuación les dejamos el proceso firme de construcción de este cachivache veloz de Engineering After hours.