Amistad es amigo: perrito alfa le toca la nariz a su amigo ciego y sordo para que sepa cada vez que llega a jugar

0
36

Cuando llega un perro a tu vida, el mundo cambia. Empezando por casa, pues los hábitos comenzarán a modificarse para integrar a un nuevo miembro a la clan. Todos los perros son especiales, pero algunos requieren atenciones específicas, en particular cuando tienen una discapacidad.

Tamele es una perrita que nació sin sus sentidos de la audiencia y el oreja. Sus dueños la adoptaron cuando tenía cuatro meses y vivía en una estructura de rescate de perros llamamiento Speak for the Unspoken (Hablando por los que no hablan). Aunque carece de dos sentidos, esto no la afectó como la concurrencia puede pensar, incluso muchos ni siquiera se dan cuenta de ello hasta que se los dicen.

En una tarde de paseo por el parque, Tamale conoció a quien sería su mejor amigo en todo el mundo, un perro llamado Jimmy. Desde que se conocieron, ellos tuvieron una buena relación. Jimmy entendió que su nueva amiga necesitaba atención distinto y a partir de entonces la ayuda para que juntos puedan entretenerse como cualquier otro lomito. Él toca su trompa para que pueda tener un estímulo que pueda seguir.

Jimmy y Tamale se conocieron en el parque para perros hace más de un año. Originalmente, la mamá de Jimmy, Melinda, y yo planeábamos encontrarnos en el parque para perros. Luego empezamos a sacar a los dos a pasear juntos y partió de ahí. Se ven al menos una vez a la semana.

—Kayleigh Ostot, dueña de Tamale

Los dos perros han desarrollado una amistad única y parece que Jimmy es capaz de distinguir que Tamele es un poco diferente y que necesita ayuda extra para hacer sus actividades, por lo que este can se ha convertido en una especie de ayudante. Cuando pasean, no se aleja, sino que se mantiene muy cerca de ella. Encima, al momento de recrearse, no sale disparado, al contrario, hace lo posible para que los dos disfruten de su tiempo de esparcimiento.

En ocasiones creemos que los humanos somos los seres más inteligentes y sensibles, sin ponernos a pensar la capacidad de socialización que tienen otras especies, que asimismo pueden desarrollar un relación de solidaridad y apoyo frente a cualquier circunstancia. Jimmy, de alguna guisa, comprendió que su amiga no puede verlo ni oírlo, pero encontró la forma de comunicarse con ella y tachar su atención. Esto demuestra que los perros efectivamente se preocupan por los demás.