El árbol cuesta arriba que deberá trepar Boric para reencontrarse con una fragmentada centroizquierda

0
23

La tarde del domingo las celebraciones fueron más tímidas de lo esperado en la calle Santa Isabel. Mientras el Servicio Electoral (Servel) iba entregando los resultados, diversas figuras de Apruebo Dignidad hacían los primeros observación a puertas cerradas, y aunque la logística fue resaltar el paso a segunda dorso, el cardenal de favor quedado a dos puntos de José Antonio Kast fue esforzado y caló hondo.

Eso hizo que este lunes en el Frente Amplio (FA) reinara el hermetismo. Algunos partidos no sacaron siquiera cuentas alegres en la parlamentaria y eso hizo que el oscilación no fuera el mejor. De todas formas, eso no quiere asegurar que el comando de Boric se haya quedado paralizado ni mucho menos, pues se activaron los trabajos específicos para comenzar a dar forma y ruta a un discurso que tiene que arrimar un número no beocio de votantes, si es que se le quiere dar caza al candidato del Frente Social Cristiano.

Pero el camino poselección partió espinado para Boric, a diferencia de Kast, que no tuvo viejo dificultad para salir respaldado por la mayoría de la centroderecha. En el caso del diputado de Convergencia Social, ya tuvo la primera tensión posterior a los comicios con sus socios del Partido Comunista (PC). Este lunes, Boric en entrevista con CHV–, consultado sobre un posible ocupación para Daniel Jadue, respondió: “Daniel está bien en el municipio y se va a quedar en el municipio. En el Gobierno necesitamos gente transversal. Tenemos que salir a hablarle a todo el mundo y ahí yo no tengo ninguna duda que Daniel va a colaborar en esa línea desde la Municipalidad de Recoleta”.

Si perfectamente en el PC reconocen que el desmarque que haga Boric del comunismo es un asunto conversado, son críticos de frases «innecesarias» que puedan originar roces que no aportan en una segunda reverso. Como una «testimonio desafortunada» la definió un militante comunista. En esas filas hay quienes admitieron que dichas expresiones tensionan, en momentos en que el Partido Comunista atraviesa sus propios líos internos.

“Creemos que quien fue nuestro candidato puede colaborar desde Recoleta; en cualquier lugar y con transversalidad. La alusión a una supuesta ‘no transversalidad’ merece una explicación a nuestro partido”, escribió el PC en Twitter. Un mensaje que da el comunismo todavía sobre la colchoneta de un buen desempeño parlamentario, logrando crecer sustantivamente en el Congreso.

Hay que memorar que la afirmación por Nicaragua de hace algunos días, adicionalmente evidenció un quiebre o al menos dos miradas adentro de la tienda de la hoz y el martillo, no solo sobre la situación de dicho país sino todavía de las dos posturas frente a la candidatura de Boric: un sector mayoritario que la respalda, que se la juega en el trabajo territorial y que ha puesto rostros en este pacto; y otro, minoritario, que analizaría los costos de ser Gobierno, y que ha puesto piedras en el camino del pacto que han terminado golpeando al candidato, como ocurrió con Nicaragua. «Acá, no hay torpezas políticas, saben el impacto que genera poco así en la campaña», dijo un constituyente de Apruebo Dignidad.

A seso del analista político Andrés Cabrera, «aumentar las tensiones más allá de lo necesario no es favorecedor para el Frente Amplio y el Partido Comunista, sobre todo con los resultados que se vieron ayer. Ese impasse debiese resolverse más o menos rápido, porque las prioridades deberían ser otras».

Un nuevo relato para el segundo tiempo

Paralelamente, hay un diagnosis transversal: Gabriel Boric debe modificar el discurso, ajustar el relato y dejar de hablarles a los nichos. Que la votación de Boric no creciera significativamente respecto de las primarias de Apruebo Dignidad evidenció que no logró convocar fuera de ese espacio de forma mayoritaria. En el monolito varios plantearon que el cabecilla debe dejar antes el «discurso asambleísta», hablarle a la ciudadanía, a los territorios, retomar el trabajo en la calle y dejar a un costado un diálogo ilustrado alrededor de las élites, para redirigirlo a una conexión con el mundo popular.

El mismo Daniel Jadue dijo en Radiodifusión Futuro que «el programa nuestro tiene un destinatario y ese tiene que ser el principal objeto a agenciárselas. Ahí puede poseer efectivamente un poco de cambio en la logística que vamos a tener que analizar, estar más en la calle y menos en los debates».

El analista Andrés Cabrera apuntó a un cambio de los ejes discursivos de lo que se plantea. «Voy a citar a un psicoanalista argentino, Jorge Germánico, quien dice que el avance de las derechas y las extremas derechas a nivel internacional no son ni siquiera los liderazgos, no son ni siquiera los partidos de extrema derecha, sino que son agendas comunicacionales que se instalan y crean climas de opinión, y en eso José Antonio Kast ha desplegado una performance importante, masificando el tema del orden, el narcoterrorismo y la inmigración, y eso ha copado la memorándum y ha dejado sin capacidad de maniobra y discursiva a Gabriel Boric».

A su discernimiento, el candidato ha estado sumido en las lógicas discursivas de hornacina universitario e identitarias, pero que requiere apuntar a un discurso donde hable de bienes, el fin a las AFP, el plan de 40 horas laborales y sin centrarse necesariamente en el discurso del 18 de octubre.

Desafío compartido que tienen Boric y Kast es el de averiguar a un votante hasta ahora poco desconocido, como es el votante de Franco Parisi. Según una averiguación de Pulso Ciudadano y Activa Research, la viejo parte del electorado de Parisi son hombres (63,7%) y pertenecen al conjunto socioeconómico D (66,4%), cuyo ingreso promedio es de $562 mil, seguido del liga C3, quienes ganan cerca de $899 mil. En cuanto a su rango etario, la mayoría tiene entre 18 y 30 abriles de época (33,7%). Encima, la mayoría dice no tener una postura política definida.

Es en ese espacio donde los comandos en segunda revés tratarán de influir. No fue infundado escuchar su nombre salir de la boca por primera vez desde entreambos candidatos en sus discursos de pestillo respectivos. Desde Apruebo Dignidad ya se está perfilando a sus votantes para dar forma y sensibilidad a un discurso que les sea atractivo y convocante.

El confuso desafío con la centroizquierda

La tarea de Boric no termina ahí, porque encima debe convocar a sus vecinos más cercanos: la centroizquierda, un sector fragmentado y débil en las últimas elecciones. El Partido Socialista le dio respaldo sin condiciones, sin confiscación, en la DC decidieron estirar el chicle y darle tonada a un debate interno antaño de tener una postura colectiva. Hasta ahora el senador Francisco Huenchumilla ya transparentó su respaldo a Boric, pero en la interna de la DC siguen dolidos por el trato que le dio el Frente Amplio y el PC a la Democracia Cristiana, la crítica a los 30 abriles y el desaire que tuvieron en la fallida primaria.

En el caso de la DC, hoy tiene un Consejo Genérico que fijará una Comité Doméstico para discutir estos temas, donde hay opciones desde respaldar sin condiciones hasta desentenderse, resaltando la postura de examen que asumirá el partido frente a el subsiguiente Gobierno, sea cual sea. Eso sí, marcaron el punto de desmarcarse totalmente de un apoyo a Kast. Para el analista Andrés Cabrera, el debate podría ser intenso, pero hay puntos donde se podría crear acuerdo, por ejemplo en lo programático, en aquellas áreas que tengan cercanía, como en la propuesta de Sanidad, entre otras. Poco que aún no está sobre la mesa oficialmente entre los dos espacios políticos.

El apoyo sin condiciones que entregó el PS a Gabriel Boric, en todo caso, levantó varias suspicacias, puesto no es popular no poner condiciones o esperar a ser convocados con decano fuerza. Desde la interna del partido comandando por Álvaro Elizalde aseguraron que la maniobra de la directiva, más que una inspección anciano, tuvo que ver principalmente con el evitar un conflicto con la disidencia, y de esa forma, evitar que una “Maya o una Narváez” se anticiparan a la jugarreta y luego reclamaran a la directiva.

Ese apoyo a todo evento del PS no fue gastado con buenos luceros siquiera interiormente de la DC, que en rigor pusiera en duda la fuerza del Nuevo Pacto Social, ya desgastado, que quedó “muy golpeada” luego de la derrota de la candidata DC. Por eso, explicaron, esperaban que una audacia como la que adoptó Álvaro Elizalde, hubiese sido conversada y consensuada.

Interiormente del PS, el sector más cercano a Paula Narváez, cercana a su vez de Camilo Escalona, a pesar que la relación no esté pasando por su mejor momento, estarían convencidos que con el acaecer de las horas, y en caso que Gabriel Boric llegase a ser Presidente, tendrían un espacio de poder e influencia al interior de su gobierno, lo que les es reprochado por sus propios pares.

Una pregunta que ronda en el amplio espectro de la examen es incluso cuánto puede influir la presencia de la expresidenta Michelle Bachelet en Pimiento, quien en lo alto antaño de la segunda dorso. Y si correctamente en sectores de la ex Concertación dicen que la exmandataria no está por involucrarse activamente, sí algunos leen que podrían existir gestos que puedan ayudar en un marco frente a Kast.