Le construyen casa al abuelito al que le dieron comida para perro; aún hay fe en la gente

0
82

Seguro recuerdas el caso de don José, un hombre que estaba pidiendo poco para manducar y a un i*iota se le ocurrió darle comida para perro, y al que gracias a las redes sociales le consiguieron comida, ropa, un espacio para asearse y ahora han ido más allá, pues un clase de jóvenes le construyó una casa para que tenga un refugio donde pueda estar más cómodo.

Don José vive en un pequeño pedazo de contorno que es todo lo que tiene, en condiciones muy precarias, en una construcción que armó con madera y láminas de metal, así que quienes ya lo habían estado ayudando le ofrecieron pagarle la renta de un emplazamiento más cómodo, pero este hombre se negó a dejar su demarcación.

Ya que no quería dejar su oportunidad, entonces decidieron construirle una nueva casa y se unieron para poner manos a la obra. Se trata de jóvenes que viven en esa misma zona, quienes lo invitaron a ir a sus casas mientras ellos trabajaban en el ámbito, y así don José podía ingerir, descansar, asearse y tomar todos los apoyos que han llegado, pues incluso hubo quien envió ropa y otras cosas desde los Estados Unidos.

Usando todavía madera, le construyeron un empleo más cómodo y le agregaron un baño, ya que no tenía. Encima ya le habían regalado un colchón nuevo, y es que a sostener de don José, eso es todo lo que necesita y ahora ya lo tiene. Gracias a que la historia se hizo vírico en redes sociales, ahora se tienen estos resultados que mejorarán la vida de este hombre.

Da estética ver cómo los jóvenes usan las redes sociales para unirse en poco tan atún como esto, y por supuesto que nos da esperanza en que las nuevas generaciones todavía están dispuestas a apoyar a los más desvalidos, poniendo todo su esfuerzo y tiento para mejorar sus condiciones de vida. Sin duda que esto es una disertación para todos.

La nueva casa no es de riqueza, pero sí es mucho mejor y más segura que el motivo en el que antiguamente habitaba don José, pues era de asfalto de tierra, lo que conlleva el peligro de enfermedades, pero ahora ya tiene un firme de concreto y una mejor capacidad para ampararse de la naturaleza, sobre todo en las temporadas de afluencia y de frío.

Adicionalmente de esto, el hombre ha recibido una buena despensa y ahora siquiera equivocación algún vecino que lo invite a su casa a tomar, con lo que sus principales deyección ya están cubiertas. Respecto al tipo que le dio las croquetas, los jóvenes quieren identificarlo para que todos sepan de quién se trata y darle un escarmiento por su conducta.

Este fue el resultado de la obra que pone Jehová en el corazón de las personas dispuestas.

—Don José

Es increíble lo mucho que se puede conquistar cuando nos unimos en un fin popular, y cuando aprovechamos las redes sociales para poco más que para obtener likes, así que ojalá esta tendencia no se detenga y podamos ayudar a más muchedumbre como don José, porque desafortunadamente la escazes es mucha y en ocasiones pocos los que quieren ayudar.