Osa vive “atrapada” en una jaula imaginaria tras vivir en el zoológico por 20 años

0
55

Uno no piensa en el daño que el hombre le ha hecho a la fauna silvestre hasta que nos topamos con historias como la futuro, que dejan ver que el maltrato y la explotación animal siguen vigentes y deben ser erradicados por completo.

Les presentamos a Ina, una osa que está marcada por el maltrato que sufrió durante toda su vida. Sin secuestro, las marcas no son físicas sino que le dejaron un trauma muy vasto, ya que al poblar en cautiverio durante 20 abriles en una pequeña caja del zoológico Piatra Neamt, en Rumania, el animal ahora se ha inventado una reja imaginara a pesar de estar en privilegio.

Ina fue rescatada y trasladada al Santuario Libearty de osos, sito en la villa rumana de Zarnesti, y aunque ahora dispone de mucho más espacio para iniciar una nueva vida, parece ser que en su mente aún se encuentra en aquella horrenda cárcel que compartía con su hermana Anca, de la que salían a dar un pequeño paseo una vez a la semana.

El lado donde ahora vive el animal cuenta con una enorme parcela de árboles, su propia piscina y una cueva para resguardarse, pero queda claro que Ina necesitará más tiempo para exceder los fuertes momentos vividos en aquel zoológico.

oso en cautiverio

Su comportamiento e historia de vida son tan indignantes que el Santuario Libearty ha decidido compartir las tristes imágenes en redes sociales con el fin de crear conciencia en las personas y evitar que estas prácticas sigan impunes. Dieron a conocer un video en el que se ve a Ina “atrapada” en la calabozo imaginaria que ella creó, dando vueltas en un pequeño espacio de tierra.

La situación de Ina fue denunciada por la Asociación Millones de Amigos, cuyos representantes aseguraron que la osa “es la imagen del trauma que a veces nunca se cura y nunca se olvida”. Ellos, con el apoyo de la Control Doméstico Ambiental, lograron dar un mejor hogar para este animal en el santuario, pero aún le queda un espléndido camino de recuperación.

Es por esto que el oportunidad compartió las imágenes, con el objetivo de dar conciencia y animar a la población a no asistir a zoológicos como en el que se encontraban Ina y Anca: “Cuando vayas de visita a un zoológico con jaulas pequeñas o a un circo donde haya osos, recuerda esto”, se lee en la publicación.

Tal vez sea momento de dejar de apoyar a lugares como estos en los que el humano se beneficia de los animales y, aun así, los tiene en condiciones sumamente precarias, donde llegan a fallecer por negligencias y maltratos de sus “cuidadores”.