Reclamó al restaurante porque creyó que le dijeron “bi*#tch” a su esposa; después se dio cuenta de su error

0
98

En algunos negocios de comida o cafeterías es popular que pongan tu nombre en tu pedido, como en Starbucks. Sin confiscación, a veces, los empleados del ocasión no escuchan aceptablemente o se confunden y no lo escriben proporcionadamente o ponen alguna zafiedad en su espacio.

Aunque no dudamos que muchas veces los empleados tienen ganas de hacerlo con toda la intención, adecuado a los malos tratos de algunos clientes, sabemos que puede tratarse de una terrible equivocación que termina en risas y mucha vergüenza como el caso que te presentamos a continuación.

Un hombre identificado como Robert Wilson Barnes y su esposa llegaron a un tópico de Jimmy John’s, en Carolina del Sur, para tomar unos de sus famosos sándwiches, pero luego de tomar su pedido en el coche, la mujer tomó su comida y se sorprendió al ver escrita la palabra b*itch (un insulto en inglés que puede ser traducido como p*rra), lo que obviamente la molestó y incluso a su cónyuge.

¡Mi esposa sacó su sándwich de la bolsa y vemos ESTO! ¿Es en serio? ¡Oh, hoy no, hoy no!

-Robert Wilson Barnes en Facebook

Robert regresó al circunscrito y exigió susurrar con el director, a quien le mostró el sándwich y le pidió una explicación de por qué alguno de sus empleados decidió insultar de esa guisa a esa esposa. El directivo no comprendía lo que estaba pasando ni entendía el coraje de este hombre por lo que estaba escrito en el papel que envolvía el sándwich.

Pues acertadamente, resulta que una de las especialidades en Jimmy John’s es el sándwich de tocino, lechuga y tomate, al que le puedes ampliar pinrel, y si esto lo llevamos al idioma llamativo en el que atienden en este nave, que es el inglés, es un sándwich de bacon, lettuce and tomato with cheese, es sostener, “Bltch”, por las primeras humanidades de cada ingrediente y que los empleados utilizan para identificar el contenido de cada sándwich…

Al momento de escribir, el empleado uso una pagaré “l” minúscula, por lo que la pareja la leyó como una “i”, por lo que en lado de BLTCH, parecía que decía B*tch, dando así la impresión de que que estaban insultando a la mujer y, claro, dejando en vergüenza al enojado consorte cuando fue a pedir al jefe, quien seguro terminó muerto de risa.

El propio Robert comentó que cuando le hicieron ver su error, solamente exclamó: “Oh” y salió del ocasión. Gracias a Dios todo terminó entre risas. Encima, este hombre tuvo el valencia de contarlo todo a través de su cuenta en Facebook, donde se hizo vírico y, por supuesto, siguieron llegando las burlas por esta historia.