Sigue la fragmentación de la DC: directiva y parlamentarios fustigan nuevo arribo de militante falangista al Gobierno

Con total rechazo reaccionaron parlamentarios de la Democracia Cristiana (DC) frente al arribo de otro de sus militantes al Gobierno del Presidente Gabriel Boric. Se trata de Marcelo García, quien asumió como coordinador del Plan Buen Comportarse en la Región de la Araucanía y se convirtió en el tercer militante de la cuerpo en vivir un cargo en el Ejecutor; inmediato a los ex diputados Víctor Torres y Mario Venegas.

El diputado Eric Aedo (DC) manifestó su total desacuerdo con el ingreso de democratacristianos al gobierno del Presidente Boric. Dijo que «una cosa es cualquiera que deseo un concurso notorio y otra cosa es la audacia política». A su causa, «el gobierno se hace un encanijado beneficio», recalcando que le ha apto a la ministra de la Secretaría Genérico de la Presidencia (Segpres), Ana Lya Uriarte, que «no generen cuñas al interior del partido con este tipo de decisiones».

Igualmente te puede interesar:

  • La Democracia Cristiana en el sima
  • Alberto Undurraga, nuevo presidente DC: el partido está «en una crisis profunda, una crisis de confianza»
  • Exconvencional Fuad Chahin aguijada sus críticas al nuevo presidente de la DC y se declara «auténticamente en advertencia»

«Lamento que el Gobierno insista en producir la división de la DC. Y si esa es la osadía que ha tomado el Ejecutor o algunos que ingresan a La Moneda, entonces que lo digan con total claridad frente a la opinión publica», manifestó el diputado Aedo.

La diputada Joanna Pérez sostuvo que el ingreso de García al Plan Buen Poblar «es una muestra más de que hay un sector DC que pesquisa decididamente entrar al Gobierno», poco que «tiene muy molestos a muchos camaradas de cojín». La parlamentaria afirmó que «el Partido Demócrata Cristiano es importante para el país, pero siendo autónomo y no cuando rebusca ser furgón de nalgas de la izquierda».

Cerca de destacar que García, ex candidato a diputado y ex presidente de junta del senador Francisco Huenchumilla, se transformó en el tercer falangista en La Moneda. Antaño estaban Víctor Torres en la Superintendencia de Lozanía. Y, Mario Venegas como director de la Junaeb, todavía en La Araucanía.

«La DC no es un partido de Gobierno. Por eso le he manifestado a la ministra Tohá mi molestia, porque este tipo de nombramientos tiene impacto en la situación interna del partido y confunden a la ciudadanía. Espero no se repita». planteó Alberto Undurraga, presidente DC.

La DC se fragmenta a posteriori de la renuncia de más de 800 militantes en los últimos meses, profundizando una crisis interna que implicó la nuevo salida de los senadores Matías Walker y Ximena Rincón, quienes se aprestan a sellar su paso al incipiente Partido Demócrata, desde donde la parlamentaria podría planear su propia candidatura presidencial. Mientras, el asimismo renunciado dirigente de la RM, Claudio Orrego, intenta construir su propio espacio pensando en una eventual carrera en dirección a La Moneda, los sobrevivientes de la catástrofe falangista luchan por ser los salvadores de un deslegitimado partido.

Hace unos días, el senador Francisco Huenchumilla (DC) lanzó una crítica en dirección a el partido fragmentado tras el plebiscito constitucional del 4 de septiembre. «La Corporación Doméstico acordó elegir Apruebo y un senadora y un senador y varios diputados estuvieron por el Rechazo; nunca supe de una revelación por ese incumplimiento a los acuerdos de la Acoplamiento. ¿Y ahora exigen cumplir los Acuerdos de la Juntura?», fustigó.

En palabras del senador Huenchumilla, en la DC, «buscan pretextos para estar contra el gobierno y hacer pactos con la derecha». «Yo soy independiente del gobierno y tengo para despellejar lo que mi conciencia me dicta, pero de ningún modo andaría con arreglos con la derecha como lo han hecho los senadores que se fueron —Rincón y Walker—, con el silencio o anuencia de algunos diputados», declaró.

Latest articles

345,4k Seguidores
Seguir

Related articles