Zona mapuche bajo estado de excepción: oposición acusa “cálculo electoral” tras jugada del Presidente Piñera de pedir prórroga al Congreso

0
48

El anuncio del Presidente Sebastián Piñera de pedir al Congreso la prórroga del estado de excepción en las provincias de en las provincias del Biobío y Arauco y en Malleco y Cautín en La Araucanía generó no solo dudas sino incluso una serie de críticas de la concurso, por la desliz de medidas de fondo para la denominada Macrozona Sur o el trasfondo “electoral” de la osadía oficial.

El anuncio del Mandatario se produce a poco más de una semana en que finalice la segunda prórroga. El estado de excepción se decretó el 12 de octubre, luego fue extendido por 15 días y, ahora se pretende seguir alargando con el gastado bueno del Congreso.

“Estirar el estado de excepción sin hacerse cargo de los problemas de fondo en La Araucanía es un voladero de luces. Lamentablemente tal como se ha hecho costumbre en su Gobierno, el Presidente Piñera nos invita a elegir entre lo malo y lo pésimo”, sentenció la diputada PPD Andrea Parra.

Para el gobernante del Biobío, Rodrigo Díaz, el anuncio de la Moneda no es sorpresivo, pero a su parecer se trataría de una medida que encuentra sustento en un tema electoral. “Uno observa que hay un intento de generar una confrontación dentro del Congreso a partir de las próximas elecciones que tendremos en tres semanas más (…) No estoy seguro si se buscan los votos (en el Congreso) en verdad. Tengo una duda razonable si se está buscando generar una medida permanente en la zona sur del Biobío y la Región de la Araucanía o se está buscando un resultado para las próximas elecciones presidenciales”, indicó.

Por su parte, el diputado independiente, representante de la Araucanía, Ricardo Celis, acusó que “el Gobierno y el Presidente Piñera están jugando con la necesidad de seguridad que tienen los ciudadanos, de la macro zona sur”.

El parlamentario ex PPD indicó que “primero se llama a una consulta ciudadana sin ningún tipo de regulación, sin saber claramente quien va a tener el control en la regulación de esa consulta, y del modo en que se va a hacer; y ahora se solicita al Congreso ampliar el Estado de Emergencia, para hacerle un guiño al candidato de extrema derecha”.

“El Congreso tiene la obligación de unirse para poner fin al show de la militarización del Wallmapu”, sostuvo por su parte Eduardo Vergara, director ejecutor de Pimiento 21. “Es urgente que las fuerzas opositores tiendan puentes de unión bajo el imperativo ético que significa poner freno a un error que puede terminar con graves consecuencias”, sentenció.

Vergara dijo que “desde esta unión, la oposición debe aglutinarse para entregar gobernabilidad al país, pensando en marzo del 2022 y entendiendo que el uso de la fuerza es necesaria para ir contra las acciones criminales, pero este no sirve de nada si no hay un diálogo político y social. No nos podemos hacer cómplices de este error histórico que se fragua de forma peligrosa”.

El experimentado en seguridad hizo ver que “el Congreso no puede aprobar una medida regresiva y parche a un problema mucho más profundo y que no se resuelve, sino que se profundiza con la militarización”.

“Esta es una decisión peligrosa a la que se debe poner fin. Por esto lo mínimo que se requiere es una rendición de cuentas respecto a los primeros 30 días de estas acciones. Recordemos que esto nunca ocurrió cuando el Gobierno abusó del estado de catástrofe sanitaria para ejercer control para parchar su incapacidad de gobernar la seguridad”, subrayó.

A entendimiento de Vergara, “esto tiene además claros cálculos político electorales. El Gobierno decide anunciar la solicitud de extensión con mucha anterioridad al plazo con el objetivo de transformarla en un tema electoral que le dará oxígeno a la derecha por semanas en el marco de la primera vuelta. Esto es francamente inaceptable”.

Respecto al impacto que representa esta medida, catalogada como positiva por el Gobierno hexaedro que ha bajado los niveles de violencia en la zona, el entendido relativiza el arqueo, señalando que “es obvio que los delitos simples van a bajar en un principio con militares, pero no los más violentos que van a ir en escalada tal y como lo estamos viendo”.
“En la práctica, con el Estado de Excepción no se ha solucionado nada, seguimos exactamente en la misma senda y con los mismos índices de violencia en la zona. Por lo tanto, yo invitaría al Presidente a no jugar más con las necesidades de los chilenos y chilenas”, complementó Ricardo Celis.

Sin secuestro, el representante Díaz tiene un cómputo poco más matizado: “Hay un fenómeno real de violencia que por lo menos en las rutas principales ha disminuido producto de los patrullajes mixtos que se han implementado (…) Ha mejorado sustantivamente el tránsito en las rutas principales, no tengo la misma retroalimentación de lo que ocurre en las zonas interior, ahí la situación no está tan clara”.